Noticia


Esta fue la conclusión de un estudio presentado recientemente en la American Heart Association. Los investigadores encontraron que las mujeres que consumen cinco o más porciones de yoghurt a la semana tienen menor riesgo de desarrollar presión sanguínea elevada, que las mujeres, en condiciones similares, que rara vez consumen yoghurt.

De acuerdo con la American Heart Association, la presión sanguínea elevadaalta —definida como superior a 140/90 mm/Hg— es potencialmente dañina, pues tensiona el corazón, endurece las arterias y aumenta el riesgo de hemorragia cerebral y problemas renales. De no ser controlada, la presión sanguínea elevada puede resultar en enfermedades cardiacas y renales; derrames y ceguera.
 
Investigaciones anteriores ya habían mostrado que los productos lácteos pueden reducir el riesgo de presión sanguínea elevada en los adultos propensos, afirmaron los investigadores a cargo del proyecto, pero muy pocos estudios a largo plazo se habían detenido en los efectos independientes que tiene el yoghurt por sí solo.
 
“Creo que este es el mayor estudio de este tipo que se ha realizado hasta la fecha para evaluar los efectos específicos que tiene el yoghurt en la presión arterial”, afirmó el autor principal, Justin Buendia, quien está en proceso de doctorado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.
 
Los investigadores analizaron las cifras de dos grupos de estudio de la Nurse Health Study (NHS and NHSII), que en su mayoría eran mujeres de entre 22 y 55 años, y de uno de la Health Professionals Follow-up Study, que en su mayoría eran hombres de entre los 40 y los 75 años. 
 
Durante los 18 y 30 años de seguimiento, los investigadores documentaron 74,609 nuevos casos de hipertensión arterial en los tres grupos de estudio. 
 
Después de ajustar los resultados para considerar otros factores de riesgo y dieta, encontraron que las mujeres que comieron cinco o más porciones de yoghurt por semana, en comparación con las que comieron solamente uno al mes, tenían una reducción de alrededor de 20% de riesgo de desarrollar presión arterialelevada, una estadística bastante significativa.  
 
Los hombres del estudio tuvieron una ingestiónmucho más baja de yoghurt que las mujeres, por lo tanto, los efectos del consumo regular de yoghurt fueron más difíciles de determinar.