Noticias


Esta fue la conclusión de un estudio presentado recientemente en la American Heart Association. Los investigadores encontraron que las mujeres que consumen cinco o más porciones de yoghurt a la semana tienen menor riesgo de desarrollar presión sanguínea elevada, que las mujeres, en condiciones similares, que rara vez consumen yoghurt.

De acuerdo con la American Heart Association, la presión sanguínea elevadaalta —definida como superior a 140/90 mm/Hg— es potencialmente dañina, pues tensiona el corazón, endurece las arterias y aumenta el riesgo de hemorragia cerebral y problemas renales. De no ser controlada, la presión sanguínea elevada puede resultar en enfermedades cardiacas y renales; derrames y ceguera.
 
Investigaciones anteriores ya habían mostrado que los productos lácteos pueden reducir el riesgo de presión sanguínea elevada en los adultos propensos, afirmaron los investigadores a cargo del proyecto, pero muy pocos estudios a largo plazo se habían detenido en los efectos independientes que tiene el yoghurt por sí solo.
 
“Creo que este es el mayor estudio de este tipo que se ha realizado hasta la fecha para evaluar los efectos específicos que tiene el yoghurt en la presión arterial”, afirmó el autor principal, Justin Buendia, quien está en proceso de doctorado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.
 
Los investigadores analizaron las cifras de dos grupos de estudio de la Nurse Health Study (NHS and NHSII), que en su mayoría eran mujeres de entre 22 y 55 años, y de uno de la Health Professionals Follow-up Study, que en su mayoría eran hombres de entre los 40 y los 75 años. 
 
Durante los 18 y 30 años de seguimiento, los investigadores documentaron 74,609 nuevos casos de hipertensión arterial en los tres grupos de estudio. 
 
Después de ajustar los resultados para considerar otros factores de riesgo y dieta, encontraron que las mujeres que comieron cinco o más porciones de yoghurt por semana, en comparación con las que comieron solamente uno al mes, tenían una reducción de alrededor de 20% de riesgo de desarrollar presión arterialelevada, una estadística bastante significativa.  
 
Los hombres del estudio tuvieron una ingestiónmucho más baja de yoghurt que las mujeres, por lo tanto, los efectos del consumo regular de yoghurt fueron más difíciles de determinar.
 

Leer más...

Los hallazgos de científicos canadienses sugieren que las mujeres deben ser alentadas a comer alimentos ricos en probióticos o suplementos para protegerse del cáncer de mama. Descubrieron que las mujeres con pechos sanos tienen niveles más altos de Lactobacillus y Streptococcus en sus tejidos.
 
El estudio, que fue publicado en la revista Applied and Environmental Microbiology reveló que, además de luchar contra el cáncer directamente, a través de probióticos se podría aumentar la cantidad de bacterias benéficas a expensas de la perjudicial.
 
Para recopilar información, se obtuvo tejido mamario de 13 mujeres con tumores benignos y de 45 con tumores cancerosos. También se observó el tejido de 23 mujeres sanas. Se utilizó secuenciación del ADN para identificar las bacterias de los tejidos y un cultivo para confirmar que los organismos estuvieran vivos. 
 
Las mujeres con cáncer de mama mostraron niveles elevados de Escherichia coli y Staphylococcus epidermidis, bacteria perjudicial que daña el ADN de las células. Mientras que los Lactobacillus y Streptococcus, considerados bacteria benéfica, fueron más frecuentes en las mujeres con senos sanos.
 
“Dado que la leche humana contiene bacterias benéficas, nos preguntamos si otros tipos de bacterias influyen en la formación de cáncer en las glándulas mamarias en las mujeres que nunca han lactado”. 
 
“Para poder explorar esta cuestión, primero debimos demostrar que realmente existen bacterias presentes en el tejido mamario”, afirmó el profesor Gregor Reid, de la Western University, quien también es director del Centro Canadiense de Microbiología Humana.
 
Investigaciones anteriores ya habían determinado que la lactancia mejora la flora bacteriana de los pechos, pero podría no ser necesaria: “Nuestros colegas en España demostraron que los lactobacilos probióticos que ingieren las mujeres pueden alcanzar las glándulas mamarias”. 
 
“Estos resultados, combinados con nuestro trabajo, plantean la siguiente pregunta: ¿deberían las mujeres, especialmente aquellas con riesgo de padecer cáncer de mama, tomar lactobacilos probióticos para aumentar la proporción de bacterias benéficas en los senos?”, agregó el doctor Reid. 
 
La conclusión es que los expertos deberían considerarlo al menos como una posibilidad.
 

Leer más...

 

El equipo de estudio, dirigido por la doctora Dolores Corella, del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), encontró una forma para medir la ingestión de leche y productos lácteos en los pacientes que sobrepasa las estimaciones basadas en los cuestionarios y las entrevistas.

Los investigadores descubrieron un biomarcador que indica de forma confiable el consumo en las poblaciones a través de su genética. Este biomarcador le da por fin un panorama más objetivo a un conflicto que ha dividido la opinión de los expertos desde hace tiempo: la asociación entre el consumo de leche y los productos lácteos, y el riesgo cardiovascular.

Los estudios hasta ahora habían arrojado resultados contradictorios, lo cual no resulta sorprendente, pues su principal fuente de datos había sido la memoria de los pacientes. Los biomarcadores nutricionales —también conocidos como proxies genéticos—, no obstante, proveen un cálculo más realista de la ingestión de alimentos, son una “una herramienta de estimación objetiva del consumo alimentario”, afirmó la doctora Corella.

Esto les sirvió para examinar a 20,000 personas y seguir de cerca a aquellos que presentaban una mutación genética conocida como MCM6, que está relacionada con la tolerancia a la lactosa, el azúcar que se encuentra dentro de la leche. Y, aunque los que tienen este gen suelen consumir más productos lácteos que los que no, los científicos descubrieron que sus tasas de enfermedades cardiovasculares y niveles de mortalidad en general no fueron mayores.

"Cuando analizamos la conexión entre la mutación MCM6 —por el consumo de leche— con la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad total en la población en su conjunto, no encontramos asociaciones significativas", afirmó la doctora Dolores Corella, de la Universidad de Valencia, España.

Por lo tanto, se podría decir que el consumo de leche no está asociado con el incremento en los niveles de colesterol, triglicéridos ni glucosa.

 

 

Leer más...


Un estudio internacional recién publicado en la revista The Lancet Psychiatry —y dirigido por la Universidad de Melbourne y la Universidad de Deakin— declaró que tanto la psiquiatría como la salud pública deben comenzar a reconocer que la dieta y la nutrición son elementos determinantes en la salud mental.

El doctor Jerome Sarris, autor principal del estudio, afirmó que: “Aunque los elementos que determinan la salud mental son bastante complejos, esta nueva evidencia sugiere que la nutrición es tan importante para la psiquiatría como lo es para la cardiología, la endocrinología y la gastroenterología”.

“En los últimos años, se ha descubierto una importante conexión entre la calidad nutricional y la salud mental. Rigurosos estudios científicos han contribuido de forma importante para que comprendamos el rol que juega la nutrición en la salud mental”, agregó.

Las conclusiones de la investigación revelaron que, además de la mejora de la dieta, hay una sólida evidencia de que una prescripción a base de nutrimentos tiene el potencial para ayudar a tratar ciertos trastornos mentales a nivel individual y poblacional.

Los estudios demuestran que muchos de estos nutrimentos tienen una clara relación en la salud del cerebro, incluyendo los omega-3, las vitaminas del grupo B (en particular el ácido fólico y la vitamina B12), la colina, el hierro, el zinc, el magnesio, la S-Adenosil metionina (SAM), la vitamina D y los aminoácidos.

“Aunque proponemos que sean consumidos en la dieta siempre que sea posible, su prescripción adicional como nutracéuticos (suplementos denutrimentos) también puede estar justificada”, aseguró el doctor Sarris.

La profesora adjunta Felice Jacka —investigadora de la Universidad de Deakin y presidenta de la ISNPR— señaló que muchos estudios han demostrado una asociación entre los patrones alimentarios saludables y la reducción del riesgo de depresión y suicidio en todas las culturas y grupos de edad.

“La nutrición materna y durante los primeros años de vida también puede afectar los resultados de salud mental en los niños, mientras que las deficiencias graves de algunos nutrimentos esenciales durante los periodos importantes de desarrollo tienen implicaciones en el desarrollo de trastornos depresivos y psicóticos”, dijo.

El doctor Sarris cree que es momento de proponer un enfoque más integrador en la psiquiatría, que incluya la dieta y la nutrición como elementos clave. “Es hora de que los médicos consideren la dieta y los nutrimentos adicionales como parte del tratamiento para manejar los problemas de salud mental”, concluyó.

Leer más...




Tanto las revisiones de la evidencia científica actual como los reportes de lo expertos a nivel internacional recomiendan promover ciertas metas en cuanto a la ingrestión de nutrimentos con el fin de prevenir algunas enfermedades crónicas.
 
El consumo de una dieta saludable en el transcurso de la vida de una persona ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como una gran variedad de enfermedades y afecciones no transmisibles.
 
El aumento en la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y los cambios en el estilo de vida han ocasionado importantes cambios en los hábitos alimenticios de la población. 
 
Ahora, las personas consumen más alimentos ricos en energía, grasas, azúcares libres y sal (o sodio). No sucede lo mismo con las frutas, las verduras y los distintos tipos de fibra dietética, como los granos enteros.
 
La fórmula exacta de una dieta diversificada, equilibrada y saludable varía según las necesidades individuales (por ejemplo: edad, género, estilo de vida, cantidad de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles a nivel local y las costumbres dietéticas. 
 
Sin embargo, los principios básicos de lo que constituye una dieta saludable se mantienen siempre iguales. Estas son las recomendaciones básicas que deben tener en cuenta tanto las poblaciones como los individuos:
 
1. Lograr un buen balance energético y un peso saludable.
2. Limitar el consumo de grasas totales y modificar los tipos: cambiar las grasas saturadas por las no saturadas y eliminar los ácidos grasos trans.
3. Incrementar el consumo de frutas, verduras, leguminosas , cereales integrales y frutos secos.
4. Limitar la ingestión de azúcares libres.
5. Limitar el consumo de sal (sodio) de todo tipo y asegurarse de que la sal que se ingiera sea yodada.
 
Es de especial importancia que se tomen en cuenta estas consideraciones cuando se planeen políticas nacionales y directrices dietéticas. Asimismo, no hay que perder de vista la situación local del lugar.
 
La mejora de los hábitos alimenticios no es un problema individual, sino una cuestión social. Por lo tanto, exige una aproximación basada en el estudio de las poblaciones, una perspectiva que sea multisectorial, multidisciplinaria y relevante a nivel cultural.
 

Leer más...




Un grupo de investigadores encontró que el consumo de un desayuno de 700 calorías es mucho mejor que una cena de 700 calorías, incluso aunque se coma lo mismo, pues promueve la pérdida de peso y reduce el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y colesterol alto. 
 
El estudio, recién publicado en la revista Obesity, fue realizado en la Universidad de Tel Aviv, donde la profesora Daniela Jakubowicz y sus colegas analizaron los efectos de la ingestión calórica en diferentes horas del día. Descubrieron que el momento en el que comemos tiene un impacto bastante significativo en cómo nuestros cuerpos procesan los alimentos.
 
Para estudiar esto, el equipo dividió a 93 mujeres con problemas de obesidad en dos grupos distintos. El primero, con énfasis en el desayuno, consumía 700 calorías por la mañana, 500 por la tarde y 200 por la noche. El segundo, con énfasis en la cena, consumía 200 calorías por la mañana, 500 por la tarde y 700 por la noche.
 
Ambas dietas tenían un consumo moderado de grasase hidratos de carbono . El total de la ingestión era de 1,400 calorías y la siguieron por 12 semanas. La comida de 700 calorías, ya fuera el desayuno o la cena, contenía exactamente los mismos alimentos, e incluía una porción de postre, ya sea un trozo de pastel de chocolate o una galleta.
 
Las mujeres que pertenecían al grupo del desayuno de 700 calorías perdieron, en promedio, 8 kilogramos y 7.5 centímetros de cintura; mientras que las mujeres que pertenecían al grupo de la cena de 700 calorías perdieron, en promedio, 3.3 kilogramos y 3.5 centímetros de cintura.
 
Además, los niveles de insulina, glucosa y triglicéridos mostraron un mayor decremento en las mujeres del grupo del desayuno de 700 calorías, comparadas con las de la cena de 700 calorías. 
 
A pesar de que las mujeres de la cena de 700 calorías llevaban una dieta equilibrada que les permitía perder peso, sus triglicéridos —un tipo de grasa que se encuentra en el cuerpo— aumentaron, por lo que estaban expuestas a un mayor riesgo de enfermedades cardiacas, diabetes, hipertensión y colesterol alto.
 
Uno de los hallazgos más significativos, según lo señalaron los investigadores, fue que las mujeres del desayuno de 700 calorías no experimentaron niveles altos de glucosa después de la comida, algo que suele suceder de forma normal.
 
“El metabolismo se ve afectado por el ritmo circadiano del cuerpo: un proceso que sigue un ciclo aproximado de 24 horas. Por lo que la hora del día en la que comemos puede tener un gran impacto en la forma en la que procesamos los alimentos”, afirmó la profesora Daniela Jakubowicz.
 

Leer más...

 

Un nuevo estudio realizado por Emmanuel Biver,Doctor en Medicina del Hospital Universitario de Ginebra, en Suiza —y colegas— demostró que el consumo de yoghurt podría atenuar la pérdida de hueso cortical en las mujeres postmenopáusicas con buena salud, independientemente de su índice de masa corporal (IMC), actividad física y la ingestión total de calcio y proteínas en su dieta regular.

Para realizar este estudio, los investigadores utilizaron un formulario que permitía evaluar la ingestión diaria de yoghurt. El consumo estuvo clasificado en las siguientes categorías: “nunca”, “menos de una porción al día” y “una o más porciones al día”. También se evaluó, por separado, la inigestión de calcio, de proteínas y de energía total.

La muestra estuvo compuesta por un grupo de 733 mujeres retiradas —con buena salud— que fueron reclutadas a la edad de 65 años y monitoreadas durante tres años para investigar los efectos del envejecimiento en la salud de los huesos y los músculos a través de un examen de densidad mineral ósea (DMO).  

Al principio del estudio, las mujeres que consumían yoghurt (más del 91% del grupo) mostraron un valor más alto de densidad mineral ósea en la columna vertebral lumbar (4.4%) que las mujeres que nunca consumían yoghurt. Se pudo observar lo mismo con la extremidad distal del radio (3.4%) y la zona cortical de la tibia (5.3%).

Por otra parte, también se presención una reducción en la masa corporal de 6.4%, independientemente de la ingestión total de calorías y la actividad física, en las mujeres que consumían yoghurt. Asimismo, se reportó una menor incidencia de fracturas por traumatismo (19% frente a 29%).

Los investigadores también realizaron un análisis longitudinal y encontraron que el consumo de yoghurt disminuye tanto la pérdida de densidad mineral ósea en la cadera, como el radio y el grosor de la zona cortical, incluso después del ajuste de indicadores. En cuanto a los compartimentos espinal, tibial y trabecular, no se contemplaron diferencias significativas.

“Esto sugiere que existe un posible efecto protector de los productos lácteos sobre el grosor cortical de las mujeres después de la menopausia. La hipótesis para explicar esta observación es que el consumo de yoghurt podría ser el indicador de que una persona lleva un estilo de vida más saludable, o que podría reemplazar alimentos potencialmente dañinos. También podría tener un efecto metabólico a través de la modulación de la microbiota intestinal” afirmó Biver, “aunque todavía se requieren de más estudios”, concluyó.

Leer más...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se comprobó que los deportes de impacto moderado y alto, tales como la gimnasia, el basquetbol o el futbol podrían mejorar la estructura, la fuerza y la densidad ósea de las niñas; y estos beneficios son más aparentes durante la pre-adolescencia y la adolescencia temprana. 

Como parte de un estudio realizado a largo plazo, y publicado en la revista de la Fundación Internacional de Osteoporosis, un grupo de investigadores suecos —liderado por el doctor Jesper Fritz, de la Universidad de Lund— analizó el impacto que tienen las clases de educación física extra en la salud ósea de los niños en un periodo de siete años.

La muestra estuvo compuesta por un total de 261 niños entre los seis y nueve años de edad que asistían a cuatro escuelas diferentes. Las instituciones participantes se encontraban dentro de una misma área geográfica y contaban con una estructura étnica y socioeconómica similar.

Mientras que a los niños de una escuela (72 mujeres y 98 hombres) se les proporcionaron 200 minutos de actividad física por semana, los niños de las otras tres escuelas (44 mujeres y 47 hombres), que sirvieron como grupo control, continuaron con los 60 minutos estándares.

Los investigadores encontraron que las niñas que siguieron un programa de actividad física más intensivo desarrollaron huesos de las tibias más fuertes (6.9%) y gruesos (2.5%) después de siete años, además de una mejor distribución de la masa ósea.

Estos resultados fueron independientes de la edad, la maduración sexual, la longitud de los huesos y el peso, lo que evita un sesgo en la investigación basado en el tamaño corporal y aumenta las probabilidades de que las horas de ejercicio extras hayan contribuido con la adaptación ósea positiva.

Sin embargo, estos efectos no se pudieron observar en los niños. Los investigadores creen que esto se debe a que las niñas eran menos activas durante su tiempo libre. Cuando comenzó la intervención, los niños ya realizaban un promedio de tres horas de actividad física a la semana, por lo que el ejercicio adicional no fue suficiente como para provocar mayor adaptación de los huesos.

“Los resultados de estudios anteriores ya habían demostrado que el incremento de actividad física está asociado con la adquisición de masa ósea y fuerza en los adolescentes. Sin embargo, este estudio destaca, específicamente, los beneficios de aumentar la cantidad de tiempo dedicado a las clases de educación física a nivel escolar, particularmente para las mujeres adolescentes, que atraviesan una importante etapa de formación ósea. Es fundamental destacar que optimizar la masa ósea y la fuerza durante la juventud tiene un impacto positivo en la salud ósea y la prevención de fracturas en la edad adulta”, afirmó Jesper Fritz, para concluir.

 

Leer más...

Estar ligeramente deshidratado puede tener efectos en el estado de ánimo, la memoria y la atención, según un estudio realizado por la Universidad de Swansea, en Gales.

Un artículo publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition encontró que una reducción mínima de 0.6% de la masa corporal por pérdida de agua puede afectar las habilidades de las personas.

El estudio evaluó la memoria y el estado de ánimo de los participantes antes y después de sentarse en un cuarto calentado a 30 °C por cuatro horas, y encontró una correlación directa entre el nivel de hidratación de los sujetos y su desempeño en las pruebas de memoria y estado de ánimo.

El resultado, obtenido a través de básculas que pueden medir la masa muscular con gran precisión —detectan cambios de hasta 5 g—, reveló que, conforme los niveles de agua de los participantes se iban reduciendo, cada vez se sentían menos felices y encontraban más difíciles las tareas que se les presentaban.

“Nuestro estudio reveló que incluso con perder 0.6% de la masa corporal existen efectos perceptibles en la memoria, la atención y el estado de ánimo de los individuos”, declaró David Benton, profesor de Ciencias Humanas y de la Salud y autor de la investigación.

Dentro de este mismo campo de estudio, una investigación anterior ya había advertido sobre los efectos que tiene en el funcionamiento de las personas la pérdida del 2% de la masa corporal por falta de agua. Sin embargo, este porcentaje aplica para atletas de alto rendimiento o personas que no han bebido ningún fluido durante varios días.

Con esta nueva aproximación al tema se descubrió que el rendimiento de las personas se puede ver afectado por niveles mucho más altos de deshidratación, algo que todos podemos experimentar en nuestra vida diaria.

“Aproximadamente 60% de nuestro cuerpo está compuesto por agua; y este nivel fluctúa todo el tiempo, en gran parte, debido a la pérdida de agua a través de la orina y el sudor”, afirmó Benton.

“Para asegurar que nuestro funcionamiento sea adecuado, y poder disfrutar del verano, es muy importante mantenernos hidratados. Conforme la temperaturas aumentan, es más probable que el agua se pierda a un ritmo más rápido, por lo que hay que compensarla de forma más frecuente”, concluyó.

Leer más...

Reemplazar el consumo de bebidas azucaradas por agua simple puede ayudarte a bajar de peso y a mejorar tu salud general, según un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte y la Universidad Virginia Tech, publicado en la revista Nutrients.

“Sin importar cuántas porciones de bebidas azucaradas consuma una persona, reemplazar aunque sea una de ellas puede ser beneficioso”, afirmó Kiyah J. Duffey, profesora en el Colegio de Agricultura y Ciencias Humanas de la Universidad Virginia Tech y autora de la investigación.

Consumir calorías adicionales provenientes de productos como el refresco, las bebidas energéticas o el café azucarado puede incrementar el riesgo de subir de peso, así como de padecer obesidad, Diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Las investigadoras utilizaron un modelo matemático para estimar el impacto que tiene en el peso corporal, reemplazar una porción de ocho onzas (237 ml) de una bebida azucarada por una porción de ocho onzas(237 ml) de agua simple. La prueba fue realizada a 16,429 adultos americanos de 19 años de edad en adelante.

Los resultados de la investigación revelaron que aquellas personas que tomaron una porción de bebida azucarada de ocho onzas (237 ml) al día y la sustituyeron por la misma cantidad de agua simple lograron reducir hasta un tercio su ingestión calórica diaria.

“Incluso aquellas personas que consumen varias bebidas azucaradas al día pueden beneficiarse con una sola sustitución”, afirmó la autora.

Duffey, junto con sus compañeras de estudio, encontraron, asimismo, que la reducción en la cantidad de calorías diarias provenientes de bebidas azucaradas también mejora la puntuación de las personas en el Índice de Bebidas Saludables, un sistema de puntuación diseñado para evaluar los patrones que tienen las personas a la hora de elegir lo que beben, y la relación que tiene esto con la dieta y la salud.

El descubrimiento fue que las bebidas altas en calorías, tales como el refresco y la leche entera, fueron asociadas con dietas ricas en carnes rojas y procesadas, granos refinados, dulces y almidón. Mientras que las bebidas bajas en calorías, tales como el agua simple, el café sin azúcar y el té, fueron asociadas con dietas alternativas ricas en frutas, vegetales, granos enteros, pescado y aves.

El objetivo general de este índice es ayudar a las personas a identificar qué y cuánto deben beber al día, pues estos hábitos tienen un impacto importante en la alimentación.

Leer más...

Investigadores del Murdoch Childrens Research Institute, en Melbourne, Australia, dicen haber descubierto una fuerte conexión entre la depresión posparto y la duración de la lactancia materna.

Este estudio, liderado por la doctora Hannah Woolhouse, encontró que las mujeres que reportaron síntomas depresivos después del nacimiento de sus hijos tuvieron tasas de lactancia significativamente más bajas.

Tras darle seguimiento a 1507 mujeres australianas, los investigadores encontraron que casi 95% de ellas comenzaron a amamantar (incluyendo por medio de leche extraída) después del parto.

Sin embargo, tres meses después, alrededor de un cuarto de ellas se había detenido. A los seis meses, el número había aumentado a 40%.

Las mujeres que reportaron síntomas depresivos tres meses después del parto tuvieron tasas de lactancia materna significativamente más bajas a los seis meses en comparación con las mujeres que no (49% frente a 61%), afirmaron los investigadores.

Frente a estos resultados, la doctora Hannah Woolhouse llamó a crear conciencia y sistemas de apoyo para las madres que sufren de depresión durante la lactancia, que en ocasiones puede ser una montaña rusa emocional.

Aunque todavía no se sabe si las mismas dificultades de la lactancia contribuyeron a la depresión o si otros problemas de salud mental también influyeron.

“La decisión de una mujer sobre cómo alimentar a su hijo está influenciada por una serie de factores psicosociales, y los síntomas depresivos parecen ser una parte importante del panorama, ya sea como una causa o una consecuencia para dejar de amamantar”, agregó.

La asociación entre estas dos experiencias posnatales tiene importantes implicaciones clínicas, pues los doctores que atienden a estas mujeres se beneficiarán de la concientización de que la depresión puede ser un factor que dificulte la lactancia materna, y, a su vez, que las dificultades para amamantar pueden agravar la angustia materna.

“La identificación temprana y el tratamiento de los síntomas depresivos de la madre pueden mejorar las tasas de lactancia. Del mismo modo, un apoyo adecuado y compasivo para las mujeres que experimentan dificultades durante la lactancia puede reducir la depresión materna”.

Leer más...

Amamantar a un bebé durante sus primeros días de vida podría contribuir a mejorar su inteligencia y habilidades motoras. Así lo demostró un estudio publicado en The Journal of Pediatrics.

Este estudio, liderado por el Brigham and Women's Hospital, ubicado en la ciudad de Boston, en Estados Unidos, le dio seguimiento a 180 bebés prematuros desde que nacieron hasta que cumplieron siete años.

Los resultados de esta investigación revelaron que los bebés prematuros que recibieron mayor cantidad de leche materna durante sus primeros 28 días de vida tuvieron más materia gris en algunas áreas del cerebro al cumplir los siete años en comparación con los que no.

Además, mostraron IQs más altos, mejor rendimiento académico, mayor capacidad para memorizar y un mejor desarrollo de sus funciones motoras.

Mandy Brown Belfort, investigadora y médico del Departamento de Medicina para el Recién Nacido, y autora principal del estudio, afirmó: “Nuestros resultados apoyan las recomendaciones que ya existían con anterioridad sobre utilizar la leche materna para alimentar a los bebés prematuros mientras estén hospitalizados en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal”.

“Esto no sólo es importante para las madres, sino también para los hospitales, sus empleados, y para los amigos y miembros de la familia que acompañen a estas mujeres, para que puedan proveer el apoyo necesario durante estos momentos, cuando las madres están bajo estrés y trabajando arduamente para producir leche para sus bebés”, agregó.

Durante la metodología se determinó que los bebés “amamantados” eran aquellos que recibían más del 50% de su ingesta nutricional de leche materna desde que nacieron hasta los 28 días. El volumen del cerebro fue medido por resonancia magnética cuando los niños tenían entre 39 y 40 semanas y a los siete años.

A los siete años, el equipo de investigación también observó otras medidas cognitivas, como el IQ, la capacidad de lectura, la habilidad para las matemáticas, la atención, la memoria en el trabajo, el lenguaje, la percepción visual y las habilidades motoras.

Los niños que fueron alimentados en su mayoría por leche materna durante los días que estuvieron hospitalizados en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal mostraron mayores volúmenes de materia gris: una área que procesa y transmite las señales neurales a otras áreas del cerebro.

A los siete años de edad, estos mismos niños tuvieron un mejor desempeño en  IQ, memoria de trabajo y las pruebas del funcionamiento motriz, lo que demuestra que la ingesta de leche materna en los bebés prematuros está correlacionada con un mayor volumen del cerebro y mejores capacidades cognitivas.

 

Leer más...

Un estudio conducido por la Universidad de Helsinki, demostró que el uso de antibióticos durante la primera infancia interfiere con el desarrollo normal de la microbiota intestinal. En particular, los antibióticos macrólidos de amplio espectro, comúnmente utilizados para tratar las infecciones del tracto respiratorio, tienen efectos negativos. Los macrólidos parecen contribuir también al desarrollo de cepas bacterianas resistentes al antibiótico.

Se sabe que el uso de antibióticos en edad temprana está relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades mediadas por el sistema inmune, como la enfermedad intestinal inflamatoria, el asma o incluso la obesidad.

El estudio, llevado a cabo en la Universidad de Helsinki, y lidereado por el Profesor Willem de Vos, incluyó a 142 niños finlandeses entre los dos y los siete años. Los investigadores examinaron cuántas dosis de antibióticos habían recibido los niños en su vida y cómo el uso de estos antibióticos se reflejaba en su microbiota intestinal. Además, investigaron la asociación entre el uso de antibióticos, el asma y el índice de masa corporal. El estudio fue publicado en la revista científica Nature Communications.

Los resultados mostraron que la composición de la microbiota intestinal de los niños refleja claramente el uso de antibióticos. Los antibióticos redujeron la riqueza de las especies bacterianas y retardaron el desarrollo de la microbiota impulsado por la edad. Particularmente, la microbiota de los niños que habían recibido antibióticos macrólidos dentro de los últimos años, tales como la azitromicina y la claritromicina, diferían de lo normal. Mientras menor era el tiempo de la última dosis de macrólidos, mayores las anomalías en la microbiota.

“En general, parece que la recuperación de la microbiota intestinal de los tratamientos con antibióticos dura más de un año. Si un niño recibe dosis repetidas de antibióticos durante sus primeros años, la microbiota quizá no tenga tiempo de recuperarse completamente”, dijo el investigador Katri Korpela, cuyo proyecto de tesis doctoral incluirá esta investigación.

Además de las alteraciones en la microbiota, el uso de macrólidos durante los primeros dos años de vida fue asociado con mayor índice de masa corporal, así como un mayor riesgo de padecer asma más adelante en la vida. Los macrólidos parecen promover, también, el desarrollo de resistencia a los antibióticos: este efecto fue observado en la microbiota de los niños que los habían usado.

“Los antibióticos del tipo de la penicilina parecen tener menor impacto en la composición y el funcionamiento de la microbiota que los macrólidos“, afirmó Korpela.

Los resultados respaldan la recomendación de evitar los macrólidos como un antibiótico primario, y restringen, en general, el uso de antibióticos a casos de estricta necesidad. Los antibióticos no deberían ser utilizados para tratar infecciones autolimitadas ni mucho menos “por si acaso”, enfatizaron los investigadores.

Leer más...

 

La obesidad, la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico están asociados con los cambios en la microbiota intestinal; sin embargo, el porqué de esto no se sabía hasta ahora.

En un estudio llamado “Acetate mediates a microbiome–brain–β-cell axis to promote metabolic syndrome” publicado en la revista Nature, investigadores de la Universidad de Yale informaron que encontraron el mecanismo que altera la microbiota intestinal y que conduce a la obesidad.

En un estudio previo, Gerald I. Shulman, profesor de medicina de la Universidad George R. Cowgill, descubrió que el acetato, un ácido graso de cadena corta, impulsa la secreción de insulina en los roedores. Para comprender mejor el papel del acetato, los investigadores condujeron nuevos experimentos en modelos de roedores obesos y compararon el acetato con otros ácidos grasos de cadena corta.

El equipo encontró que los roedores que estaban sometidos a una dieta alta en grasas tuvieron niveles de acetato más elevados. Los investigadores también descubrieron que el acetato estimula las células beta para secretar más insulina, lo que conduce a una mayor ingestión de alimentos. Además, reportaron que cuando el acetato era inyectado directamente en el cerebro, provocaba un incremento en los niveles de insulina mediante la activación del sistema nervioso parasimpático.

Dicho de otra forma, las dietas altas en grasas ocasionan que los billones de bacterias del intestino eleven su producción de acetato.

“El acetato estimula las células beta para que secreten más insulina en respuesta a la glucosa a través de un mecanismo que es mediado de forma central”, afirmó Shulman en una publicación reciente. “También estimula la secreción de hormonas, como la gastrina y la grelina, que aumentan la sensación de hambre y conducen a una ingestión mayor de alimentos”.

Los investigadores se propusieron, entonces, determinar la asociación causal entre la microbiota intestinal y el incremento de los niveles de insulina. El equipo transfirió materia fecal entre un grupo de roedores y otro, y encontró que las alteraciones en la insulina, los niveles de acetato y la microbiota del intestino no cambiaban.

“Tomados como un conjunto, estos experimentos demuestran una relación causal entre las alteraciones de la microbiota intestinal en respuesta a los cambios de una dieta y el incremento en la producción de acetato”, dijo Shulman. El aumento de los niveles de acetato incrementa el consumo de alimentos, lo que desencadena un ciclo de retroalimentación positiva que impulsa la obesidad y la resistencia a la insulina, explicó.

Este hallazgo podría conducir a nuevos tratamientos para contrarrestar los mecanismos que favorecen la obesidad, pues se podrían utilizar moléculas para bloquear los efectos del acetato en el sistema nervioso parasimpático.

Leer más...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los probióticos son un gran negocio. Se espera que para 2018 la venta de productos que incluyen estos microorganismos vivos alcance los 10 mil millones de dólares al año. Sin embargo, todavía no está muy claro qué hacen. Mientras que ciertas investigaciones los elogian como si fueran milagrosos, otros estudios afirman que no sirven en lo absoluto.

 

Jean Zancanella, profesora de nutrición en el University of Utah College of Health, piensa que la respuesta está en un punto medio: “En los últimos años, se han realizado numerosos estudios sobre los probióticos, y algunos muestran resultados bastante prometedores, pero todavía necesitamos mucha más evidencia”, afirma.

 

¿Qué son los probióticos? Son microorganismos de origen natural vivos que se encuentran en los productos lácteos, como el yoghurt o el kéfir, o en alimentos fermentados, como el chucrut. También se pueden tomar como suplementos, en pastillas. Sin embargo, Zancanella asegura que es mejor consumirlos en la comida: “Todavía no sabemos a ciencia cierta qué tan seguros son los suplementos que contienen bacterias probióticas, por lo que, por el momento, recomendaría que las personas prefirieran los alimentos”.

 

Los beneficios principales de los probióticos tienen que ver con la digestión. Se cree que el probiótico más común, el Lactobacillus, ayuda a digerir la lactosa de los productos lácteos. Mientras que otro probiótico bastante conocido, el Bifidobacterium, ayuda a reducir los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII) y otras enfermedades gastrointestinales. “La función de los probióticos es ayudarnos a digerir la comida”, dice Zancanella, “lo que puede ser útil para combatir ciertos tipos de infecciones, por ejemplo, algunos tipos de diarrea asociados con la ingesta de antibióticos”.
Aunque a los probióticos se les atribuyen otros beneficios para la salud —basta hacer una búsqueda rápida en internet para comprobarlo—, desde el esclarecimiento de los brotes de eccema hasta la pérdida de peso, muy pocas de estas afirmaciones están respaldadas con algo más allá que la evidencia anecdótica: “También existen algunos estudios sobre su impacto en la función inmune, en la pérdida de peso y la salud oral, pero se requiere de más investigación. Hasta ahora, gran parte de la evidencia es muy débil”, aclara Zancanella. 
Mientras que los beneficios de los probióticos no están totalmente esclarecidos, lo que sí es seguro es que no suponen ningún riesgo real para las personas con buena salud: “No se conocen efectivos negativos para la salud derivados del consumo de productos alimenticios fermentados”, declara Zancanella. “Quizá haya algunos efectos secundarios leves a corto plazo, como gases o hinchazón, pero eso irá disminuyendo con el tiempo”. 
 

A medida que la popularidad de los probióticos siga creciendo, cada vez habrán más estudios sobre sus beneficios para la salud. “En el futuro, es probable que podamos lograr saber cuáles son las dosis más efectivas y qué tipo de cepas bacterianas funcionan mejor para cada persona”, concluye Zancanella.

Leer más...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Tanto la comida como los medicamentos que ingerimos pueden alterar las bacterias intestinales, 
en formas que pueden tanto ayudar como perjudicar la salud, concluyeron dos nuevos estudios. 
 

Alimentos como las frutas, los vegetales, el café, el té, el vino, el yoghurt y el suero de mantequilla pueden aumentar la diversidad de bacterias en el intestino de una persona. Y esta diversidad puede ayudar a prevenir enfermedades, afirmó la doctora Jingyuan Fu, autora principal de uno de los estudios. “Se cree que una mayor diversidad y riqueza de bacterias intestinales son beneficiosas”, explicó Fu, profesora de Genética en la Universidad de Groninga, de los Países Bajos.

 

Por otro lado, los alimentos con altos contenidos de carbohidratos simples parecen reducir la diversidad de las bacterias del intestino, encontraron Fu y sus colegas. Esto incluye tanto la leche entera con alto contenido de grasa, como los refrescos con azúcar. Además, los medicamentos también pueden desempeñar un papel importante en la conformación de las bacterias intestinales. Los antibióticos, la metformina (el fármaco para tratar la diabetes) y los antiácidos pueden reducir la diversidad bacteriana del intestino, descubrieron los investigadores, así como el fumar o haber sufrido un ataque cardiaco.

 

Para estudiar el efecto que tiene el estilo de vida de una persona en el microbioma de su intestino, Fu y sus colegas recolectaron muestras de heces de más de 1,100 personas provenientes del norte de los Países Bajos.

Las muestras se utilizaron para analizar el ADN de las bacterias y otros organismos que viven en el intestino. Aunque, además de las heces, el estudio también recogió información sobre las dietas de los participantes, la utilización de medicamentos y la salud en general.

 

En el segundo estudio, los investigadores del Flemish Gut Flora Project realizaron un análisis similar en muestras de heces tomadas de 5,000 voluntarios en Bélgica. Ambos estudios concluyeron que la dieta tiene un efecto profundo en la diversidad de las bacterias intestinales, aunque, afirmó Fu, las “teorías subyacentes de estos factores siguen siendo, en gran parte, desconocidas”.

 

Ambos grupos de investigadores hicieron hincapié en que sus estudios sólo ayudan a explicar una fracción de las variaciones de las bacterias intestinales, apenas un 18% en el estudio de Países Bajos, mientras que un 7% en el estudio de Flemish. Sin embargo, los resultados de ambos grupos coincidieron 80% del tiempo, lo que indica que están trabajando sobre el camino correcto, afirmaron los investigadores.

 

Los investigadores belgas estimaron que se necesitarían más de 40,000 muestras humanas para obtener una imagen más completa de la diversidad de las bacterias intestinales. De acuerdo con Fu, una vez que los investigadores tengan una comprensión más clara del microbioma intestinal y sus efectos en la salud, los médicos podrían ser capaces de ayudar a prevenir o curar enfermedades mediante la lectura o modificación de la bacteria de las personas. “El microbioma personalizado podría ayudar en la nutrición personalizada, la medicina personalizada, en la estratificación del riesgo de las enfermedades y en la toma decisiones a la hora de elegir un tratamiento”, afirmó.

 

Ambos estudios fueron publicados en la edición de abril de la revista Sciencie.

Leer más...

Según una investigación realizada por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en conjunto con la University of Southern Denmark, y publicada en Archives of Internal Medicine[1], levantar pesas durante tres horas a la semana podría prevenir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Los sujetos que entrenan con pesas regularmente, durante 30 minutos al día, cinco veces a la semana, podrían reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 hasta un 34%, según un estudio reciente encabezado por el doctor Frank Hu. Y los que combinan el entrenamiento con pesas y el ejercicio aeróbico (como correr o caminar), podrían reducir el riesgo de padecer esta enfermedad hasta un 59%.

Éste es el primer estudio en el que se examina el papel del entrenamiento con pesas en la prevención de la diabetes tipo 2. Y los resultados sugieren que, debido a que el entrenamiento con pesas confiere beneficios significativos e independientes del ejercicio aeróbico, podría ser una alternativa muy valiosa para las personas que tienen dificultades con el ejercicio de resistencia.

“Hasta ahora, estudios anteriores ya habían reportado la gran importancia del ejercicio aeróbico para prevenir la diabetes tipo 2”, afirmó el también autor Anders Grøntved, investigador del Departamento Nutricional en la Harvard T.H. Chan School of Public Health[2]. “Sin embargo, muchas personas tienen dificultades para participar o engancharse con el ejercicio aeróbico. Estos nuevos resultados sugieren que el entrenamiento con pesas, en gran medida, podría servir como una alternativa al ejercicio aeróbico para prevenir la diabetes tipo 2”.

La diabetes tipo 2 es un importante problema de salud pública que va en aumento. Un estimado de 422 millones de personas[3], alrededor del mundo, tienen diabetes tipo 2, y se espera que, entre el 2005 y el 2030 las muertes relacionadas con la diabetes se dupliquen, según la Organización Mundial de la Salud. Y más del 80% de estas muertes suceden en países con ingresos bajos y medianos.

Los investigadores, incluyendo al autor principal, Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología en la Harvard T.H. Chan School of Public Health, le dieron seguimiento a 32.002 hombres del Health Professionals Follow-up Study de1990 a 2008. La información sobre cuánto tiempo pasó cada hombre entrenando con pesas y haciendo ejercicio aeróbico vino de distintos cuestionarios que llenaron cada dos años. Los investigadores observaron distintos factores, como otros tipos de actividad física, el tiempo que pasaban viendo televisión, el consumo de alcohol, café y cigarro, el origen ético, los antecedentes familiares de diabetes y la dieta. Durante el periodo de estudio, aparecieron 2,278 nuevos casos de diabetes dentro de los hombres.

Los resultados mostraron que incluso una cantidad moderada de entrenamiento con pesas puede ayudar a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Los investigadores clasificaron a los hombres de acuerdo con la cantidad de pesas que levantaron a la semana —entre 1 y 59 minutos, entre 60 y 149 minutos y por lo menos 150 minutos— y descubrieron que el entrenamiento redujo el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en 12%, 25% y 34%, respectivamente, en comparación con los hombres que no realizaron ningún entrenamiento con pesas.

La American Diabetes Association[1] recomienda que los pacientes con diabetes tipo 2 practiquen, al menos dos veces por semana, algún tipo de entrenamiento de fuerza, siendo éstas sus principales opciones:

·      Hacer pesas en aparatos o de forma libre

·      Utilizar bandas de resistencia

·      Levantar objetos pesados en casa, como productos enlatados o botellas de agua

·      Practicar calistenia o algún tipo de ejercicio que utilice el propio cuerpo para trabajar los músculos (por ejemplo, lagartijas, abdominales, sentadillas, estocadas, planchas)

·      Meterse a clases que impliquen entrenamiento de fuerza

·      Practicar otras actividades que construyan y mantengan el músculo, como jardinería pesada



[1] http://www.diabetes.org/food-and-fitness/fitness/types-of-activity/what-we-recommend.html?referrer=https://www.google.co.in/



[1] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3822244/

[2] http://www.hsph.harvard.edu/news/press-releases/diabetes-weight-training-nutrition/

[3] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/en/

 

Leer más...

Investigadores de la Universidad de Tufts descubrieron que las personas que consumen productos lácteos enteros podrían tener menor riesgo de padecer diabetes, comparadas con las personas que consumen productos lácteos dietéticos[1].

Los expertos estudiaron los datos de 3.333 adultos, con edades comprendidas entre los 30 y los 75 años, durante un periodo de 15 años. Durante el estudio se encontró que los individuos con altos niveles de grasas lácteas en la sangre tuvieron 46% menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que los que tuvieron bajos niveles de grasas lácteas en la sangre.

Los científicos concluyeron que tres biomarcadores lácteos —plasma 15:0; 17:0;  y trans-16:1 n-7— así como las ácidos grasos, fueron los responsables de la menor incidencia de diabetes. Estos resultados fueron publicados en la revista Circulation, de la American Heart Association

“Creo que estos hallazgos, junto con los de otros estudios que se han realizado, exigen un cambio en esa política de recomendar sólo productos lácteos bajos en grasas”, dijo el doctor y líder de la investigación Dariush Mozaffarian en entrevista[2]. “No hay ninguna evidencia humana de que las personas que consumen productos lácteos bajos en grasa tengan mejores resultados que las personas que consumen lácteos enteros”.

Un estudio diferente, pero también en la misma línea, del Brigham and Women's Hospital, la Universidad de Harvard y el Karolinska Institute[3], examinó los efectos que tienen los productos lácteos enteros y los productos lácteos bajos en grasa en la obesidad.

Los expertos del hospital examinaron a 18.438 mujeres de mediana edad del Women’s Health Study. De acuerdo con los resultados, que después fueron publicados en el American Journal of Nutrition, los científicos encontraron que las mujeres que consumieron productos lácteos enteros fueron menos propensas a volverse obesas. También concluyeron que una mayor ingesta de lácteos enteros está asociada con menor aumento de peso.



[1] http://circ.ahajournals.org/content/early/2016/03/22/CIRCULATIONAHA.115.018410.abstract

[2] http://time.com/4279538/the-case-against-low-fat-milk-is-stronger-than-ever/

[3] http://www.brighamandwomens.org/about_bwh/publicaffairs/news/pressreleases/PressRelease.aspx?PageID=1713

 

Leer más...

Numerosos estudios han resaltado los efectos de la vitamina D en el sistema inmunológico, como aquél conducido por la doctora Kassandra Munger L., de la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard, en Boston, Estados Unidos, quien, junto a otros autores, encontró que la deficiencia de esta vitamina durante el embarazo puede elevar el riesgo de esclerosis múltiple de los niños durante su vida adulta en un 90%, un porcentaje alarmante.

En esta ocasión, fueron investigadores de la Icahn School of Medicine del Mount Sinai, en Estados Unidos, quienes llegaron a la conclusión de que las mujeres que consumen alimentos ricos en vitamina D durante el embarazo —de fuentes naturales, no de suplementos— podrían estar protegiendo a sus hijos de futuras alergias.

El estudio fue realizado a un total de 1,248 madres y sus hijos. Estos últimos fueron monitoreados desde el primer trimestre del embarazo, hasta los primeros siete años de vida. Así fue como descubrieron que a mayor ingesta de vitamina D en las madres durante el embarazo —el equivalente a unos 226 gramos de leche al día—, menor es el riesgo, una reducción de hasta 20%, de que los niños padezcan rinitis alérgica durante la edad escolar. Esta reducción no se detectó con suplementos alimenticios.

La explicación es sencilla: la vitamina D tiene un papel importantísimo en el ser humano, incluyendo en el sistema inmunológico. Este dato puede ser útil, especialmente, para todas aquellas mujeres que se cuestionan sobre sus dietas durante el embarazo. Recordemos que algunos de los alimentos ricos en vitamina D son: el pescado (arenque, salmón ahumado, hurel), el huevo, los lácteos, las setas y algunos cereales fortificados. En México, de hecho, existen ciertas marcas de queso tipo petit suisse que contienen 90 g de vitamina D, el 20% que un niño requiere diariamente. 

Leer más...

Un desayuno rico en proteínas llena el estómago de los niños por más tiempo que uno rico en carbohidratos, dice un estudio reciente llevado a cabo por la doctora Tanja Kral, profesora e investigadora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pensilvania.

Este estudio se llevó a cabo en un grupo de niños de entre ocho y diez años, quienes fueron citados una vez por semana para ingerir un desayuno de 350 calorías. Después, jugaban un par de horas con el equipo de investigación y contestaban algunas preguntas —como “¿qué tanta hambre tienes?” o “¿cuánta comida crees que podrías comer ahorita?”—, hasta la hora del almuerzo.

Durante el desayuno era obligatorio terminarse todo lo que estuviera en su plato, pero el almuerzo era opcional. Después, los padres de los niños siguieron los patrones alimenticios de sus hijos en un diario. El resultado fue que, aunque el efecto no parece durar todo el día, los niños cuyos desayunos fueron ricos en proteínas —por ejemplo, huevos revueltos con pan integral, acompañados de un durazno y leche 1%—, sintieron menos hambre a la hora de la comida. Esto les permitió reducir 70 calorías durante el consumo del almuerzo.

En una primera impresión podría parecer que 70 calorías no es una cantidad significativa —el valor calórico de una galleta de chocochip, por ejemplo—, pero según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, un niño de entre ocho y diez años necesita entre 1,600 y 1,800 calorías diarias. En otras palabras: esas 70 calorías equivalen a un 4% de la ingesta diaria que un niño necesita. Y hay que recordar que, aunque sea por poco, rebasar la ingesta calórica diaria recomendada puede ocasionar aumento de peso y, a futuro, si es un hábito que se repite, obesidad, un mal que aqueja a uno de cada tres niños en México, según la Secretaría de Salud.

Por eso, para obtener un alimento completo, no hay que olvidar incluir en la dieta de los niños distintas proteínas, como los lácteos (leche, yoghurt y queso tipo petit suisse), que, combinados con otros ingredientes, como otras proteínas, cereales y frutas, pueden formar parte del desayuno o el lunch que los niños necesitan para sentirse satisfechos por más tiempo.

Leer más...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No todos somos iguales en lo que respecta a las enfermedades renales y el acceso al tratamiento. Algunas comunidades, tanto en países con mayores o menores ingresos, tienen más riesgos que otras dependiendo de su origen étnico, estatus socioeconómico o el lugar en el que viven. Esto tiene importantes implicaciones en la salud pública debido al terrible impacto que tiene la insuficiencia renal y los elevados costos de la terapia renal sustitutiva.

Los africanos, los indígenas americanos, los hispanos, los asiáticos y los aborígenes son poblaciones conocidas por sufrir tasas más elevadas de diabetes y presión arterial alta, que son las principales causas de la enfermedad renal crónica (ERC). Estas poblaciones tienen, por lo tanto, un mayor riesgo de desarrollar daños renales graves y, en última instancia, insuficiencia renal.

En Estados Unidos, por ejemplo:

·      Los hispanoamericanos tienen 1.5 veces más riesgo de desarrollar insuficiencia renal que los no hispanoamericanos.

·      Los índices de ERET (enfermedad renal en etapa terminal) son cuatro veces más altos entre los afroamericanos, en comparación con los blancos estadounidenses, a pesar de tener una tasa de prevalencia de ERC temprana similar. La hipertensión es más frecuente entre los afroamericanos (33%) y una causa importante de ERET en esta población.

·      La población nativa americana es cerca de 1.8 veces más propensa a ser diagnosticada con insuficiencia renal. La diabetes es la causa principal de insuficiencia renal entre los indígenas norteamericanos.

En Australia:

·      Las enfermedades renales son 10 veces más comunes entre las personas indígenas que entre las no indígenas.

·      Los indígenas australianos tienen casi cuatro veces más probabilidades de morir con ERC como causa de muerte que los no indígenas australianos.

En Canadá:

·      Los aborígenes canadienses experimentan la enfermedad renal en etapa terminal (ERET) en tasas de 2.5 a 4 veces mayores que la población general.

Los factores socioeconómicos y culturales también contribuyen al desproporcionado peso de las enfermedades renales. Las barreras en el lenguaje; los niveles de educación y la alfabetización; los bajos ingresos; el desempleo, la falta de un seguro médico adecuado; y ciertas creencias y prácticas específicas sobre la salud aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades renales y limitan el acceso a las medidas preventivas y al tratamiento.

·      Un estudio realizado en el Reino Unido (Sheffield) reportó un mayor riesgo de desarrollar ERC asociado con un menor nivel socioeconómico, independientemente del origen étnico de la población estudiada.

·      El acceso a los cuidados renales es un recurso limitado en países con bajos ingresos. Aproximadamente 80% de los pacientes de la terapia de soporte renal (TSR) vive en Europa, Japón y Norteamérica. Por el contrario, 10% de los pacientes hindús con enfermedad renal en etapa terminal (ERET) recibe TSR, mientras que 70% de los que inician con diálisis muere o interrumpe el tratamiento, debido al costo, dentro de los primeros tres meses.

·      Para la mayoría de los países de ingreso mediano bajo, los trasplantes son raros debido a la falta de infraestructura, y sobrevivir puede ser complicado por la asequibilidad de los medicamentos inmunosupresores, la desnutrición y las enfermedades infecciosas: en particular, la tuberculosis.

ERC y los posibles factores ambientales

Además de los factores de riesgo tradicionales de la enfermedad renal crónica, como la diabetes, la hipertensión y los rasgos genéticos que contribuyen a aumentar la predisposición de ciertos grupos étnicos a desarrollar esta enfermedad, también hay otras causas independientes y, en algunos casos, menos evidentes de la ERC.

Entre otras cosas, éstas pueden ser las condiciones climáticas; la exposición a metales pesados y otras toxinas y contaminantes; los hábitos alimenticios; y el uso de medicamentos no convencionales (medicina indígena tradicional o remedios herbolarios).

Algunos ejemplos de ERC causada por estos factores de riesgo son:

1.La nefropatía mesoamericana [SD4]

La nefropatía mesoamericana (MeN, por sus siglas en inglés) es una alarmante versión epidémica de la enfermedad renal crónica de causa desconocida (ERCcd), frecuente en las tierras bajas de la costa del océano Pacífico, en la región mesoamericana, que afecta, de forma más común, a los hombres jóvenes que trabajan en las plantaciones de caña de azúcar.

2.El caso de Sri Lanka [SD5]

Este tipo de enfermedad renal crónica de etiología desconocida es un verdadero problema de salud en la Provincia Central del Norte de Sri Lanka. No se relaciona con los factores de riesgo más comunes, como la diabetes y la hipertensión, y se observa, principalmente, en trabajadores agrícolas (varones) de bajos ingresos o agricultores de arroz. La toxicidad de los metales pesados, la susceptibilidad genética y el posible daño por la deshidratación frecuente son las principales, aunque debatidas, causas.

3.Nefropatía por ácido aristolóquico (NAA)

La nefropatía por ácido aristolóquico (NAA) es una fibrosis que afecta el intersticio renal de forma progresiva asociada, frecuentemente, a tumores  uroteliales malignos. Originalmente fue llamada nefropatía por hierbas chinas ya que es causada por el ácido aristolóquico que contienen estas plantas. La nefropatía por ácido aristolóquico (NAA), primero reportada en Bélgica como “nefropatía por hierbas chinas”, se caracteriza por la nefritis intersticial con fibrosis progresiva, lo que ocasiona insuficiencia renal y anemia severa.

¡Pero hay algunas buenas noticias! Tomar medidas para llevar un estilo de vida saludable ayuda, evidentemente, a reducir el riesgo. Y la detección temprana y el tratamiento pueden disminuir o retrasar el progreso de la enfermedad y la insuficiencia renal, así como disminuir la creciente incidencia de enfermedades cardiovasculares asociadas con este problema de salud.

Fuente: http://www.worldkidneyday.org/

Leer más...

¿De dónde viene nuestra energía?

Nuestro cuerpo obtiene energía de la comida. Un conjunto de reacciones químicas de las células del organismo convierten la comida en energía, que después se utiliza para hacer todo: desde moverse, hasta pensar y crecer.

 

¿Cómo los alimentos se transforman en energía?

El azúcar es una fuente de energía muy importante, que, por lo general, se descompone en un tipo de azúcar más simple, conocido como glucosa. La glucosa circula por la sangre, donde espera hasta pasar hacia las células del cuerpo para ser utilizada como combustible. En este proceso, la insulina es esencial para que la glucosa pase hacia las células.

 

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona que regula la cantidad de azúcar en la sangre. Sin insulina, el cuerpo no puede obtener la energía necesaria de los alimentos.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo no produce suficiente insulina o no procesa las cantidades normales que obtiene de insulina de forma adecuada. Como resultado, la cantidad de glucosa en la sangra aumenta y esto puede dar origen a enfermedades más graves.

 

¿Existen distintos tipos de diabetes?

Sí, los más comunes son llamados diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2.

 

¿Cuál es la diferencia?

Con la diabetes tipo 1, el páncreas no produce suficiente insulina y, por lo tanto, se requieren inyecciones de esta sustancia.

Con la diabetes tipo 2, el páncreas produce insulina, pero el cuerpo no la utiliza de forma correcta.

 

¿Quiénes sufren de diabetes tipo 1?

Esta enfermedad puede afectar a personas de todas las edades, pero generalmente ocurre en niños y jóvenes adultos.

 

¿Quiénes tienen riesgo de padecer diabetes tipo 2?

El diagnóstico de diabetes tipo 2 usualmente ocurre después de los 40 años de edad, pero puede ocurrir antes, sobre todo en poblaciones con alta prevalencia de diabetes.

 

¿La diabetes también afecta otras partes del cuerpo?

El exceso de glucosa en la sangre, durante un largo periodo de tiempo, puede causar problemas bastante severos. Una complicación común es el daño de los pequeños vasos sanguíneos del cuerpo.

 

¿Cómo se relaciona esto con los riñones?

Hay millones de diminutos vasos sanguíneos que actúan como filtros dentro de los riñones. Su trabajo es eliminar los desechos de la sangre. Cuando los vasos sanguíneos de los riñones están lesionados, los riñones no pueden limpiar la sangre de forma adecuada. El cuerpo retiene más agua y sal de lo que debería, lo que puede conllevar aumento de peso e hinchazón en los tobillos. Además, los desechos ya no se filtran de la sangre.

 

¿Los riñones son importantes?

Los riñones son extremadamente importantes para la salud y la calidad de vida. No sólo filtran y excretan los desechos de nuestros cuerpos, sino que ayudan a regular la presión arterial, a mantener los huesos fuertes y a estimular la producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno alrededor del cuerpo.

 

¿Es común que los riñones de los pacientes con diabetes se vean afectados?

Sí, la diabetes está dentro de las causas principales de las fallas en los riñones.

 

¿Qué pasa cuando la diabetes afecta los riñones?

Los pequeños filtros de los riñones se dañan, por lo que poco a poco comienzan a fallar. Y si se desarrolla insuficiencia renal permanente, esto es fatal para los riñones, a menos que la persona afectada reciba un trasplante de riñón o tratamiento de diálisis de largo plazo.

 

¿Tiene síntomas?

Durante las primeras etapas, las personas con enfermedades renales no suelen sentirse mal, por lo que esta enfermedad puede pasar desapercibidas durante muchos años a menos de que la condición de los riñones se revise con análisis de orina o sangre.

 

¿Qué puede hacer mi paciente para prevenir esto?

Aunque no existe la cura para la diabetes, un buen control de la diabetes hace la gran diferencia y ayuda a evitar el daño renal. Un buen control de la diabetes significa mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cerca de la normalidad posible con el fin de prevenir daños mayores. Esto se puede conseguir con una combinación de una dieta controlada, ejercicio físico y medicamentos.

 

¿Cómo puedo asegurarme de que mi paciente está sano?

Si su paciente tiene diabetes, debe hacerse pruebas de la función renal de forma regular para identificar los problemas a tiempo. La buena noticia es que el daño renal causado por la diabetes puede ralentizar si se detecta en forma temprana.

 

Fuente: http://www.kidney-facts.com/

Leer más...

El sobrepeso y la obesidad no sólo son cuestiones cosméticas, sino que representan un grave problema de salud pública en México y el mundo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad se ha duplicado a nivel mundial desde 1980. En 2014, 39 % de las personas adultas de 18 años o más tenía sobrepeso, y 13 % era obesa. 

La obesidad no sólo aumenta la probabilidad de padecer enfermerdades como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión, otras enfermedades cardiovasculares, trastornos óseos y musculares y ciertos tipos de cáncer, entre otros problemas, sino que también encarece los servicios de salud y afecta la economía en general. De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competividad (IMCO), esta situación, si no se aborda, le podría costar hasta 12,500 millones de dólares a la economía mexicana en 2017.

Entonces, si tiene tantas implicaciones tanto en la salud como monetarias, ¿por qué se tiene una crisis de obesidad? ¿Se debe al simple hecho de que comemos más y nos movemos menos?

Sí, la causa principal del sobrepeso y la obesidad en los niños y adolescentes* es el desequilibrio en el balance energético: ingieren más calorías de las que pueden gastar. En la dieta mundial, ha aumentado el consumo de alimentos con altos contenidos de grasas y azúcares, pero sin vitaminas, minerales ni otros nutrimentos. También, nuestras porciones han crecido y comemos cada vez más fuera de casa, por lo que estamos expuestos a platillos que superan la cantidad recomendada de calorías, lo afirma un estudio publicado en el Journal of Nutrition and Dietetics.

Además, hay una clara tendencia social a tener una vida más sedentaria, tanto en las actividades recreativas, como en los métodos de transporte y en las comodidades de la vida moderna y urbanizada, que implican menos actividad física.

La obesidad es una enfermedad que requiere cambios en la alimentación y el estilo de vida. En un estudio publicado en The New England Journal of Medicine descubrieron, por ejemplo, que comer más frutas, vegetales, granos enteros, nueces y yogurt está asociado con una menor ganancia de peso a lo largo del tiempo.

Fuentes:

1.Obesidad y sobrepeso: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

2.México: obesidad, sobrepeso y diabetes: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/periodismo-de-datos/2015/08/27/mexico-obesidad-sobrepeso-y-diabetes

3.México, el país más obeso del mundo: http://www.forbes.com.mx/mexico-el-pais-mas-obeso-del-mundo/

4.¿Cuáles son las causas? http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood_why/es/

5.Study: Don't be swayed by independent restaurants when trying to cut calories: http://edition.cnn.com/2016/01/20/health/non-chain-restaurants-calories-fast-food/

6.Los adolescentes obesos se convierten en adultos con obesidad severa: http://mexico.cnn.com/salud/2010/11/12/los-adolescentes-obesos-se-convierten-en-adultos-con-obesidad-severa

7. Changes in Diet and Lifestyle and Long-Term Weight Gain in Women and Men: http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1014296

Leer más...

El trabajo de investigación de la doctora Drapeu se enfoca en la conducta alimenticia asociada con el control de peso y la prevención de la obesidad, la nutrición y la educación para la salud.

1. Gracias a la prevalencia de obesidad, la salud pública internacional tiene un gran desafío, ¿qué tan severa es la situación hoy en Canadá y cómo se vincula con las tendencias locales de consumo de yogurt?

La prevalencia de sobrepeso y obesidad en adultos ha incrementado drásticamente en las últimas tres décadas, y está alcanzando un número de 60% en la población adulta. Esto no sólo tiene importantes consecuencias en la salud de los adultos (por ejemplo, hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares), sino que también tiene un impacto en las generaciones futuras. Los niños cuyos padres son obesos tienen más probabilidades de convertirse en adultos con sobrepeso u obesidad, y, por lo tanto, son más propensos a sufrir consecuencias en la salud. La última encuesta canadiense indicó que más de uno de cada tres niños tiene sobrepeso u obesidad.

Mientras que las causas de la obesidad son complejas y hay muchos factores implicados, los malos hábitos alimenticios son un importante factor causal. Esto incluye la reducción en el consumo de alimentos tradicionales, como los productos lácteos (incluyendo el yogurt) y el aumento en el consumo de alimentos y bebidas altamente procesados.

Según la Encuesta de Salud de la Comunidad Canadiense (CCHS), la mayoría de los niños y adolescentes no cumple con la recomendación diaria de consumo de productos lácteos.

Creemos que más investigaciones sobre el impacto del consumo de yogurt en el peso corporal y la salud metabólica ayudarán a los profesionales de la salud a reconocer el valor del yogurt, junto con una dieta y un estilo de vida saludables, especialmente en los niños y adolescentes con riesgo de obesidad, y a promover el consumo de yogurt como una elección saludable de alimentación por su alto contenido de nutrimentos que ayudan a controlar el peso y mejoran el perfil metabólico. La investigación en esta área también podría ayudar a aumentar la conciencia pública sobre la importancia del yogurt como parte de una alimentaciónsaludable, y que el consumo de yogurt debería aumentar, para cumplir con la recomendación diaria de productos lácteos.

Referencia: Barba G, Troiano E, Russo P, et al. (2005) Inverse association between body mass and frequency of milk consumption in children. Br J Nutr 93: 15-9.

 

3. Ya que el consumo de yogurt está asociado con menos aumento de peso con el paso del tiempo, ¿qué mecanismos, en específico, contribuyen a esta correlación y cómo difieren los efectos preventivos del yogurt comparado con otros alimentos lácteos?

Varios potenciales mecanismos se han propuesto para explicar la asociación entre el consumo de lácteos y los indicadores de peso y composición corporal. Aunque la leche y el yogurt son similares en su composición nutrimental, el yogurt posee propiedades únicas que pueden proporcionar beneficios adicionales en el manejo del peso corporal y el perfil metabólico, tales como:

·      Alta densidad de nutrimentos (por ejemplo, proteínas, calcio, magnesio, fósforo, vitamina B12).

·      Alta digestibilidad y biodisponibilidad de los nutrimentos

·      Contenido de bacterias ácido-lácticas que contribuyen a la composición de la microbiota intestinal y su forma de alimentación

·      Contenido de proteínas lácteas de alta calidad (proteínas de suero y caseína), que aumentan la sensación de saciedad, reducen el consumo de energía, contribuyen al control glucémico y mantienen la masa ósea y muscular durante la pérdida de peso.

Además de la composición del yogurt, el calcio también ha demostrado desempeñar un papel en el manejo del peso corporal, al corregir el contenido de calcio en el tejido adiposo y prevenir la cascada de eventos que llevan a la lipogénesis (síntesis de grasa) y la inhibición de la lipólisis (degradación y utilización de la grasa). El calcio también ha demostrado que reduce la absorción de energía del intestino y aumenta la excreción de grasa en las materias fecales.

Referencia: Albala C, Ebbeling CB, Cifuentes M, et al. (2008) Effects of replacing the habitual consumption of sugar-sweetened beverages with milk in Chilean children. Am J Clin Nutr 88: 605-11.

 

4. De acuerdo con su investigación anterior, ¿puededescribir cómo el consumo de yogurt está asociado con una alimentación saludable y otros hábitos de estilo de vida?

Estudios de nuestro grupo de investigación mostraron que el incremento en el consumo de leche estuvo asociado con menos aumento de peso en adultos durante seis años (Drapeu et al., 2004) y el bajo consumo de calcio en los participantes de QFS (The Quebec Family Study) estuvo asociado con el aumento de la adiposidad en las mujeres (Jacqmain et al., 2003). Entre los diferentes mecanismos implicados en esta asociación inversa entre el consumo de lácteos y el peso corporal, la calidad de la dieta podría ser uno de ellos. En ese sentido, mostramos en dos grupos de distintas edades (QFS y INFOGEN) que los adultos que consumen yogurt tienen un peso corporal inferior, mejores parámetros de salud metabólica y una mejor calidad de dieta en comparación con los no consumidores (Hubert et al., 2015 y Pahahi et al., sin publicar). el consumo de yogurt fue un contribuyente importante para el patrón alimentario conocido como “prudent” (que refleja un patrón de alimentación sano), junto con otras comidas saludables, como frutas, vegetales y nueces. Además, el consumo de yogurt fue asociado con indicadores antropométricos inferiores y un perfil de riesgo cardiometabólico más benéfico para las personas con sobrepeso u obesidad. Estos resultados sugieren que el yogurt es una buena fuente de varios macronutrimentos micronutrimentos y péptidos bioactivos, que pueden ayudar a mantener el bienestar metabólico y mejorar el control del peso corporal. También parece ser un buen indicador de una dieta saludable, lo que también puede contribuir a estos efectos positivos.

 

Referencias:

Jacqmain M, Doucet E, Despres JP, et al. (2003) Calcium intake, body composition, and lipoprotein-lipid concentrations in adults. Am J Clin Nutr 77: 1448-52.

Drapeau V, Despres JP, Bouchard C, et al. (2004) Modifications in food-group consumption are related to long-term body-weight changes. Am J Clin Nutr 80: 29-37.

Cormier H, Thifault É, Garneau V, et al. (2015 March) Association between yogurt consumption, dietary patterns, and cardio-metabolic risk factors. Eur J Nutr Epub ahead of print.

Panahi S, Doyon C, Bouchard C, et al. (2015 (in preparation)) Yogurt consumption and metabolic health: Findings from the Québec Family Study. Am J Clin Nutr.

 

Leer más...

Se sabe que los ácidos grasos son necesarios para la salud y tienen numerosos beneficios tanto en el cerebro como en el corazón. La novedad aquí es que también sirven para disminuir la inflamación de las articulaciones,

Tomar suplementos con Omega 3 ayuda a reducir la sensibilidad en las articulaciones y la rigidez matutina en pacientes con artritis reumatoide, descubrió Joel M. Kramer, director de investigación en The Center for Rheumatology del Albany Medical College.

El estudio, publicado por The American Journal of Clinical Nutrition (AJCN), explica que los beneficios se notan hasta 12 semanas después de que los pacientes comienzan a tomar ácidos grasos una vez por día. La dosis necesaria para empezar a notar cambios es de 3 g de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

La razón: estos ácidos previenen la liberación de dos sustancias: el leucotrieno B4, que ocasiona inflamación en las articulaciones, y la interleucina-1, un mediador clave en la respuesta inflamatoria. Los investigadores detectaron que los pacientes que consumen Omega 3 lograron disminuir o incluso suspender su dosis de antiinflamatorios y antirreumáticos.

¿Qué y de cuál? El Omega 3 se divide en tres clases: ácido alfa-linolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido decosahexaenoico (DHA). La Comisión Europea recomienda el consumo de dos o tres gramos al día ALA y 250 miligramos de EPA y DHA.

Lamentablemente, el cuerpo no produce los ácidos grasos de forma natural, así que se tienen que obtener con la alimentación. Consigue Omega 3:

Con ALA:

1.Nueces y semillas: nuez de castilla, chía, , linaza, pistache, semillas de amapola, pepitas, ajonjolí. Puede recomendar el consumo de un puñito al día de estas nueces o semillas.

2. Aceites: aceite de linaza, aceite de nuez de castilla, aceite de canola, aceite de soja y aceite de oliva. Recuerde que se recomienda el consumo de una cucharadita por tiempo de comida.

Con EPA y DHA:

1. Pescados: caballa de lata, salmón fresco o de lata, trucha arcoíris, sardinas enlatadas, pez espada, pescados azules, cangrejos de caparazón blando, eperlano arcoíris, vieiras, fletán, atún en agua o en aceite y langosta. Recuerde recomendar el consumo de este tipo de pescados al menos una vez a la semana.

 

Fuentes: The American Journal of Clinical Nutrition, draxe.com, vitonica.com, healthywoman.org

Leer más...

Un estudio realizado por la Universidad de Navarra, en el que participó la Dra. Carmen Sayón, descubrió que las personas que toman un yoghurt al día tienen 20% menos posibilidades de desarrollar sobrepeso u obesidad en un futuro. El riesgo es todavía menor si este hábito se acompaña de una alimentación saludable.

Para el estudio escogieron una muestra de 8,516 personas, a quienes estudiaron durante seis años y medio. A estos sujetos se les dividió, según su consumo de yoghurt, en cinco categorías: menos de dos; entre dos y cinco, entre cinco y siete; siete; y más de siete.

Cuando comenzó el estudio, ninguno de los participantes tenía sobrepeso, y, cuando terminó: 1,860 lo padecieron. Lo curioso es que las personas que consumían más de siete yoghurts a la semana —junto con otros buenos hábitos alimenticios, como elegir fruta en vez de postre— mostraron menos riesgo de desarrollar obesidad.

La razón es simple: según numerosos estudios, el yoghurt tiene altos contenidos de calcio, un mineral famoso por mejorar la metabolización de las grasas, ayudando a que se oxiden de forma más rápida. ¿Qué se puede resumir de esto? Consumir yoghurt sí es importante para prevenir la obesidad, pero es todavía más funcional cuando se asocia a un patrón de alimentación saludable. Vea aquí el video con la presentación completa de la Dra. Carmen Sayón.

Y, ya que lo recomendable es hacerlo siete veces a la semana, aquí van cinco ideas para darle la vuelta al consumo de yoghurt:

1. En aderezo: combine yoghurt natural con un poco de aceite de oliva, vinagre balsámico y sal. Mezcle bien. Agregue semillas de linaza, cebollín picado, pepino en trozos y hojas de menta fresca.

2. Paletas congeladas: mezcle yoghurt natural con el jugo de su preferencia, sin azúcar, de preferencia frutos rojos. Agregue un poco de extracto de vainilla y miel. Distribúyalo en moldes especiales para paletas, agrega un palito y listo.

3. Dip: ponga enuna sartén con un poquito de aceite de oliva y cocine un paquetito de espinacas baby. Una vez cocidas, córtelas en cachitos y mézclelas con ajo finamente picado, yoghurt y cilantro. Sazone con sal.

4. Smoothie: hay numerosas recetas,. Licúe un plátano previamente congelado, un yoghurt de vainilla, una y un toque de jengibre fresco.

5. Como sustituto de mayonesa: puede agregar yoghurt a sus platillos para darles un mejor sabor con un  menor contenido de calorías.

Fuente: Sayón, C. (2014) Asociación entre el consumo de yogurt la ganancia de peso, el riesgo de sobrepeso/obesidad y Síndrome Metabólico en la cohorte SUN. Departmento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universidad de Navarra

Leer más...

La Asociación Mexicana de Pediatría (AMP) y la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF) con el apoyo de Danonino® realizan el 14° Curso de Salud Ósea en Pediatría en la Ciudad de México.

Por 7° vez en México, el pasado lunes 27 de julio, se llevó a cabo el 14° Curso de Salud Ósea en Pediatría, siendo la primera vez el Curso Pre-Congreso del 34° Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Pediatría gracias al apoyo de su Presidente actual, la Dra. María de la Luz Iracheta Gerez, pediatra y actual Subdirectora del Servicio de Consulta Externa del Instituto Nacional de Pediatría.

 

Con más de 320 asistentes (cifra que ha aumentado año tras año), en su mayoría pediatras, se realiza el 14° Curso de Salud Ósea en Pediatría, contando con el apoyo del Dr. Hamilton Cassinelli, médico pediatra endocrinólogo de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Así como ponentes nacionales de los dos principales Hospitales - Escuela de Pediatría de México: el Hospital Infantil de México, Federico Gómez (HIMFG), con la participación de la Dra. Patricia Clark (Jefe de la Unidad de Epidemiología Clínica), el Dr. Miguel Angel Guagnelli y la L.N. Vanessa Hernández.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Pediatría (INP) con la participación de la Dra. Nelly Altamirano, la Dra. Lissette Arguinzoniz y el Dr. Alejandro Medina.  

El curso ofreció diferentes ponencias así como casos clínicos para poner en práctica los conocimientos adquiridos en el mismo. El curso tuvo como objetivo presentar diferentes temas relacionados con la Salud Ósea, de entre los cuales destacan: Fisiopatología del Tejido Óseo, la relación entre el hueso con diferentes enfermedades y las Recomendaciones de alimentación y ejercicio necesarias para una adecuada salud ósea. Se hizo especial énfasis en la importancia del consumo de alimentos altos en calcio, vitamina D y proteínas, los cuales son nutrimentos esenciales para el sano crecimiento de los huesos.

La Dra. Iracheta, agradeció a los asistentes su interés en la Salud Ósea e hizo énfasis en el papel que juega el pediatra en este campo de trabajo.

Leer más...

El Instituto Danone de México llevó a cabo, por cuarto año consecutivo y con nutrida  asistencia el Simposio Internacional: “Microbiota Intestinal Humana en Salud y Enfermedad”, ya que es considerada por los expertos “un súper órgano”, así como un eje fundamental para la salud digestiva.

Avalado por el Instituto Danone de México, en colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán (INNSZ), la Asociación Mexicana de Gastroenterología (AMG), la Asociación Mexicana de Nutriología (AMENAC) y el Colegio Mexicano de Nutriólogos (CMN), se realizó el IV Simposio Internacional: “Microbiota Intestinal Humana en Salud y Enfermedad” para presentar sus investigaciones sobre la importancia de la composición de la Microbiota Intestinal a lo largo de la vida, el rol de la Microbiota en diferentes enfermedades, recomendaciones del uso de probióticos y terapias emergentes como el trasplante de Microbiota fecal.

Durante el encuentro, realizado en el Hotel Hilton de la ciudad de México, se dieron cita importantes ponentes nacionales e internacionales como Miguel Ángel Valdovinos, jefe del Laboratorio de Motilidad Gastrointestinal del Instituto Nacional de Nutrición (INNSZ); Mirjana Rajilic-Stojanovic, investigadora del Departamento de Bioquímica y Biotecnología en la Facultad de Tecnología y Metalurgia en la Universidad de Belgrado, Serbia; Elena Verdú, profesora asociada del Departamento de Medicina de la Universidad de McMaster en Canadá y Armando Tovar, jefe del Departamento de Fisiología de la Nutrición Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y actual presidente del Instituto Danone de México, quien encabezó la declaración inaugural del evento, entre otros.

“Para el Instituto Danone de México es muy importante contribuir en la realización de eventos que promueven el conocimiento de la Microbiota Intestinal Humana y de cómo ésta puede beneficiarse a través de los probióticos presentes en la dieta.”
Guadalupe Herrera
Delegada General del Instituto Danone de México

Por su parte, Miguel Ángel Valdovinos agradeció a los más de 930 asistentes -cifra que ha venido en aumento año con año- su interés por adquirir conocimientos y actualizarse con los avances referentes al tema. Además refirió que este tipo eventos logran que estudiantes, especialistas y todos aquellos que estén interesados en la Microbiota Intestinal, puedan tener contacto con estudios colaborativos recientes e interacción con especialistas, lo que propiciará el desarrollo de la investigación en este campo en México.

Teniendo en cuenta el importante papel que la Microbiota Intestinal juega para mantener un buen estado de salud por las múltiples funciones que realiza, hoy en día los expertos la consideran como un súper órgano.

Armando Tovar, Ana I. Burguete, Ana Teresa Abreu, Ericka Montijo y Miguel A. Valdovinos, coordinador y ponentes del 4to Simposio Internacional de Microbiota Intestinal Humana en Salud y Enfermedad.

 

Leer más...

-Yogurt In Nutrition Initiative (YINI) es una iniciativa a nivel global que busca incrementar el conocimiento científico sobre los beneficios del consumo de yoghurt en la salud y difundir ampliamente esta información.
-Esta iniciativa promueve mejorar la salud de los mexicanos a través de la alimentación, destacando los beneficios del consumo de yoghurt, un aliado contra la lucha de la obesidad.
-Un modo de tener contacto con bacterias buenas es mediante el consumo de yoghurt.

-En México, 1 de cada 2 mexicanos padece síndrome metabólico.
-Los alimentos funcionales, como el yoghurt por su alto contenido de calcio y proteínas que aportan más nutrición en menos calorías pueden ser de gran utilidad para controlar la obesidad.

          En el marco del XXX Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición, A.C. (AMMFEN), el Instituto Danone de México, la AMMFEN y la International Osteoporosis Foundation (IOF), llevaron a cabo el pasado 5 de mayo del 2015, en el Convention Center en la Ciudad de Cancún, Quintana Roo, el “1er Simposio de Yoghurt en México, Iniciativa para una dieta correcta: Efectos del Yoghurt en la Salud” (Yogurt In Nutrition Initiative), con el propósito de exponer el sustento científico de los beneficios del yoghurt.

Al encuentro se dieron cita grandes expertos de talla nacional e internacional  procedentes de Canadá, España y México quienes compartieron hallazgos relevantes sobre el tema. El programa académico del evento fue el siguiente:

  1. La Microbiota Intestinal Humana: efectos del yoghurt.
    Ponente: Dr.  Francisco Guarner (España)
  2. El efecto de alimentos funcionales sobre la microbiota en pacientes con síndrome metabólico.
    Ponente: Dra. Nimbe Torres y Torres (México)
  3. Consumo de Yoghurt, cambios de peso y riesgo de sobrepeso/obesidad: estudio de la cohorte SUN.
    Ponente: Dra. Carmen Sayón (España)
  4. Effect of probiotics and prebiotics on the metabolic syndrome: from the lab to the clinic.
    Ponente: Dr. André Marette (Canadá)
  5. El componente lipídico de la alimentación: Evidencias y recomendaciones.
    Ponente: Dr. Carlos Aguilar Salinas (México)
  6. El ácido graso palmitoléico en los lácteos y sus efectos benéficos en el metabolismo.
    Ponente: Dra. María Eugenia Frigolet (México)

 

Al evento asistieron más de 480 personas, en su mayoría nutriólogos.


Instituto Danone México organizó el 1er Simposio del Yoghurt en México con la finalidad de crear una cultura del yogurt en México, ya que está demostrado científicamente que el consumo de un yoghurt cada día aporta nutrimentos esenciales para el organismo, al ser un alimento completo que ofrece más nutrición en menos calorías, de la misma manera es un aliado para controlar el peso para incluirlo en la dieta en lugar de otros alimentos.

Asimismo, este simposio busca fomentar la generación de conocimiento y ciencia mediante el apoyo de expertos que informen los efectos de la alimentación en el corto, mediano y largo plazo, tal es el caso del descubrimiento de la microbiota, microorganismos que viven dentro de nosotros y que son indispensables para un correcto funcionamiento del sistema digestivo.

El Dr. Armando Tovar, presidente de Instituto Danone de México, destacó la relevancia del Instituto Danone de México,  cuya misión es promover la salud de la población desarrollando y difundiendo el conocimiento en nutrición, alimentación y salud. Prueba de ello son los 16 Institutos Danone que existen alrededor del mundo.

 

Leer más...

¿Sabías que la osteoporosis es una enfermedad común que debilita los huesos en los hombres, al igual que en las mujeres?
En el mundo, uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura a causa de la osteoporosis.

Este año, el Día Mundial de la Osteoporosis busca despertar conciencia en los hombres sobre esta enfermedad y la salud ósea en general.   La mayoría de los hombres desconoce los riesgos, y los médicos frecuentemente ignoran la salud ósea de sus pacientes.

Haz ruido en el Día Mundial de la Osteoporosis

Participa en el Día Mundial de la Osteoporosis y ayuda a difundir información sobre esta enfermedad.

Visita: www.worldosteoporosisday.org

Leer más...

El curso de “Salud Ósea en Pediatría” de la International Osteoporosis Foundation es impartido en México desde el año 2011. Su programa, a cargo de expertos nacionales e internacionales, consiste en un día intensivo de capacitación con el objetivo de ofrecer una visión global de los últimos avances en fisiología, diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis en niños y adolescentes. También es su objetivo educar sobre los beneficios de llevar una vida activa y saludable basada en la alimentación y ejercicio en niños y adolescentes. Está destinado a médicos pediatras en las siguientes especialidades: clínica, nefrología, endocrinología, nutrición, kinesiología y medicina interna. El pasado viernes 17 de octubre, se llevó a cabo su 13 edición, a nivel regional, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Las fracturas en niños y adolescentes: un evento frecuente

Las fracturas en niños y adolescentes no son un evento infrecuente. Los adultos en condiciones normales alcanzan su pico de masa ósea, aproximadamente, a los 25 años de edad. Uno de los mejores métodos de prevención para evitar fracturas en niños y adolescentes así como también en adultos, es construir y fortificar el esqueleto durante la infancia y adolescencia.

Las fracturas producen un profundo impacto en las actividades del niño y su familia. “La restricción de actividades de un niño que presenta una fractura de antebrazo es de 14 días (entre 8 y 20 días), pudiendo llegar hasta los 45 días en una fractura de miembros inferiores, con el consiguiente impacto en la actividad económica de la familia”, afirma el Dr. Oscar Brunetto, coordinador científico del Curso de Salud Ósea en Pediatría de la International Osteoporosis Foundation y Jefe de la División de Endocrinología del Hospital Gral. De Niños Pedro de Elizalde en Buenos Aires, Argentina.

El pico de frecuencia de estas fracturas es durante la adolescencia, en concordancia con el periodo de máximo crecimiento en ambos sexos, con predominio del sexo masculino. Por otra parte hay que considerar que entre el 2-3% de los niños y adolescentes podrían presentar fracturas múltiples y la presencia de una fractura anterior aumenta el riesgo de fracturas al doble para una segunda fractura.

Existen diferentes factores predisponentes para la presentación de las fracturas. Éstos pueden dividirse en no modificables (genéticos) y modificables, entre los que se cuenta, la masa ósea (pico de masa ósea), la obesidad, el tipo y el grado de actividad física, la presencia de sedentarismo, la nutrición y los niveles de vitamina D, entre otros.

Numerosos factores influyen en el crecimiento del esqueleto y en el mantenimiento de su masa ósea durante la vida. El conocimiento de los factores modificables y la adopción de hábitos saludables representan la primera línea de prevención para disminuir el riesgo de fracturas únicas o múltiples en la población pediátrica y de adolescentes.

La Dra. Patricia Clark, miembro del Board Global de la IOF y el Dr. Luis Gustavo Orozco Alatorre, Presidente del Colegio de Pediatría de Jalisco, y, ambos coordinadores locales del Curso de Salud Ósea en Pediatría, instan a la población mexicana a adoptar hábitos saludables desde la niñez, una buena nutrición y ejercicio vigoroso que son los pilares para un buen esqueleto.

Leer más...

El Día Mundial de la Salud Digestiva, 29 de mayo, se centra en la microbiota intestinal, marcando así el inicio de una campaña de un año de duración  enfocada a mejorar nuestro bienestar digestivo.

Los expertos nos están advirtiendo que vigilemos las millones de minúsculas vidas cuya existencia muchos de nosotros desconocemos. Esta inmensa comunidad de bacterias y otros seres microscópicos residen en nuestros intestinos, donde desempeñan un importante papel en nuestra salud, trabajando en colaboración con nuestro organismo para contribuir a nuestro bienestar digestivo y general.

En nuestro interior viven trillones de estas criaturas diminutas, conocidas colectivamente como microbiota intestinal. De hecho, el número de estas bacterias que se alojan en nuestros intestinos es diez veces mayor que el número de células de nuestro cuerpo, y su peso total alcanza la increíble cifra de entre 1,5 y 2 kg. Los estudios sobre su relación con nosotros han llevado a los expertos a considerar a la microbiota intestinal un órgano adicional pero vital del cual dependemos. Por eso su importancia y bienestar han sido escogidos como centro de una campaña de un año de duración de la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), que cuenta con la participación de más de 50.000 gastroenterólogos de todo el mundo.

Felices ayudantes

La campaña "Gut Microbes - Importance in Health and Disease" (Microbios intestinales: su importancia en la salud y la enfermedad), cuyo inicio tendrá lugar el 29 de mayo de 2014 con motivo del Día Mundial de la Salud Digestiva (WDHD), se centrará en la necesidad de alimentar a estos diminutos ayudantes y en las consecuencias que conlleva alterar su delicado equilibrio. Esta campaña es promovida por la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), una federación de 111 asociaciones miembro de expertos en el ámbito de la salud digestiva.

El presidente de la Fundación de la WGO, el Profesor Eamonn Quigley, explicó que la campaña tiene por objetivo acabar con la popular idea equivocada de que todas las bacterias son malas. "Se han realizado numerosos estudios científicos sobre la vida de las bacterias que residen en nuestros intestinos y los efectos de éstas en nuestra salud digestiva y general", señaló. "Ahora queremos compartir esa información, disminuir la confusión sobre qué es la microbiota y explicar que esas bacterias son una parte importante de nuestro cuerpo que pueden considerarse un órgano recién descubierto. Y queremos informar a la gente de cómo pueden contribuir al bienestar de sus bacterias beneficiosas a través de la alimentación y otras actividades diarias".

Un tesoro oculto

Saber más sobre la infinidad de formas minúsculas de vida que albergan nuestros intestinos es una de las áreas que suscita actualmente más interés en la investigación médica. Los estudios están revelando un tesoro oculto de actividades dirigidas por estas bacterias, cosa que está provocando un cambio radical en la forma de gestionar la salud, tanto por nuestra parte como por la de nuestros médicos.

Las investigaciones sugieren que la microbiota intestinal desempeña un papel bastante más importante que el de simplemente descomponer los nutrimentos de nuestra dieta y producir vitaminas. "La microbiota y su relación con los intestinos son esenciales para la digestión y nuestro bienestar gastrointestinal, al tiempo que permiten que nuestro organismo siga funcionando con normalidad y ayudan a protegernos de las enfermedades", señaló el Profesor Francisco Guarner, Presidente del WDHD 2014.

Parece que las bacterias pueden "hablar" entre sí y con las células del cuerpo a través de mensajeros químicos, un tipo de red social que les permite comunicarse saludos y advertencias.

 

La lucha de las bacterias

Pero esta sala de conversación bacteriana es vulnerable. Esto se debe a que se produce una lucha constante en nuestros intestinos entre las bacterias perjudiciales y beneficiosas.

Gozar de salud depende de que las bacterias "buenas" venzan a sus enemigas en su lucha por el poder. Alterar el equilibrio de la microbiota intestinal puede otorgar el poder a las bacterias "malas", provocando así un trastorno digestivo y otras consecuencias para la salud. Algo tan simple como un cambio en la alimentación, por ejemplo, cuando se está de viaje, o una situación de estrés pueden alterar el equilibrio, llegando a causar malestar digestivo o distensión abdominal.

"Así que la microbiota intestinal merece recibir más atención por parte del público y los profesionales de la salud", explicó el Profesor Guarner. "Todo el mundo puede contribuir en gran medida a mantener un buen estado de salud mediante el cuidado adecuado de la microbiota".

Aliméntelas bien

Así que, ¿qué puede hacer para que sus amigas sigan igual de felices? En primer lugar, puede alimentarlas como a ellas les gusta. Llevar una alimentación correcta ayuda a mantener la microbiota intestinal en buen estado.

"A través de una alimentación adecuada, podemos contribuir en gran medida a conservar o recuperar el equilibrio de la microbiota, con lo que también mantenemos la salud gastrointestinal", señaló el Profesor Guarner.

Las bacterias beneficiosas se desarrollan en una alimentación baja en azúcar y alta en fibra, de modo que coma mucha fruta, verdura y cereales integrales. Pruebe también a mimarlas con alimentos probióticos (productos que contienen bacterias "buenas" vivas) como el yoghurt, y prebióticos, que actúan como alimento para las bacterias buenas, estimulando así su crecimiento.

Avance en tratamientos

Los probióticos y prebióticos están siendo sometidos a un profundo análisis por parte de los científicos que investigan la relación entre dieta, microbiota intestinal y bienestar digestivo.

El profesor Eamonn Quigley dijo, "Estamos a punto de presenciar el desarrollo de nuevas herramientas para mejorar el diagnóstico de problemas digestivos e innovadores tratamientos que incluyen el consumo de probióticos y prebióticos, que permitirán reducir los síntomas y ayudar a prevenir diversas enfermedades".

Las bacterias vivas de los probióticos, como los que se encuentran en el yoghurt, llegan al intestino grueso, el colon, donde residen las mayores colonias de bacterias intestinales.

Leer más...

El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán junto con la Clínica de Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria, te invitan este 6 de junio de 2014 al:

VI COLOQUIO DE TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA.

Reflexiones sobre el quehacer multidisciplinario. Puntualizaciones sobre la intervención clínica.

Descarga el programa aquí.

Para mayor información sobre inscripciones, da clic aquí.

Leer más...

Por tercer año consecutivo, se llevó a cabo el 3er. Simposio Internacional de Microbiota Intestinal en Salud y Enfermedad, registrando un incremento del 25% en la asistencia respecto al año pasado, rebasando los 700 inscritos, quienes participaron entusiastamente durante los dos días del evento.

La microbiota intestinal es el nombre que se le da a la población de microorganismos que habitan  en nuestro tracto gastrointestinal. Está formada por más de 1,000 especies y en cada ser humano puede llegar a pesar más de 2 Kg.

Una alteración en la microbiota, puede estar asociada con diversas enfermedades que incluyen: alergias, síndrome de intestino irritable, enfermedades del hígado, obesidad, diabetes y síndrome metabólico, entre otras.

Este año, el simposio se sumó a las actividades que forman parte de la celebración del Día Mundial de la Salud Digestiva (WDHD por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de Gastroenterología, pues en este 2014 el tema que el WDHD estará promoviendo es: “Microbios del intestino, su importancia en la salud y enfermedad”.

México D.F. a 27 de mayo de 2014.- El pasado viernes 23 y sábado 24 de mayo, el complejo “Antonino Fernández” del Hospital Español de la Ciudad de México, fungió como sede para albergar a reconocidos especialistas del ámbito médico y científico con motivo del 3er. Simposio Internacional “Microbiota Intestinal Humana en la Salud y Enfermedad”. 

El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, en colaboración con la Asociación Mexicana de Gastroenterología, la Asociación Mexicana en Nutriología y el Colegio Mexicano de Nutriólogos, con apoyo del Instituto Danone, llevaron a cabo este evento para dar seguimiento a las investigaciones y descubrimientos más recientes de la Microbiota, así como su relación con la salud y la enfermedad.

El Dr. Miguel Ángel Valdovinos, Presidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología, dirigió por tercer año consecutivo este evento, en el que participaron reconocidos ponentes internacionales y nacionales.

 

El Dr. Balfour Sartor, de la Universidad de Carolina del Norte, presentó hallazgos recientes sobre el papel de la microbiota intestinal en el sistema inmunitario.

La Dra. Lindsey Albenberg, del Hospital de Niños de Philadelphia, compartió su experiencia en los cambios que sufre la microbiota a través de las diferentes etapas de la vida, así como su relación con la alimentación, mientras que el Dr. Eammon Quigley, del Hospital Metodista de Houston, proporcionó la plática introductoria para entender la gran diversidad que existe en la Microbiota, y posteriormente habló de su relación con el Síndrome de Intestino Irritable y las enfermedades del hígado, así como las recomendaciones del consumo de probióticos en la actualidad.

Un tema de gran interés en la actualidad, abordado por varios profesores durante el evento, corresponde a  la relación de la microbiota con la obesidad. Por muchos años esta enfermedad se ha atribuido a las grandes cantidades de energía ingeridas y a la disminución de la actividad física.

La Dra. Ana Burguete, explicó que hoy tendríamos que cuestionarnos si podemos atribuir parte de esta enfermedad metabólica a las alteraciones que sufre la microbiota intestinal, pues está muy bien documentado que la microbiota de las personas que padecen obesidad sufre una  modificación, aumentando de manera importante la cantidad de Firmicutes y disminuyendo la cantidades de Bacteroidetes.  La Dra. Nimbe Torres presentó información muy interesante, basada en su experiencia, acerca de la evaluación de diferentes alimentos Mexicanos, su efecto sobre la microbiota intestinal y su efecto positivo para ayudar a revertir este padecimiento. En este sentido, el nopal representa una gran alternativa.  Para redondear el abordaje del tema de obesidad,  el Dr. Miguel Herrera presentó los efectos de la cirugía bariátrica sobre la microbiota intestinal y el mantenimiento de peso postquirúrgico.

Para la inauguración del evento se contó con la participación de reconocidas personalidades: Dr. David Kershenobich, Director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán; Dr. Miguel A. Valdovinos, Director del Simposio y Presidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología; Dr. Eamonn Quigley, Presidente de la Fundación de la Organización Mundial de Gastroenterología; Dr. Armando Tovar, Presidente del Instituto Danone de México; Mtra. Elisa Gómez, de la Asociación Mexicana de Nutriología y Mtra. Victoria Ramos, del Colegio Mexicano de Nutriólogos.

Durante su participación, el Dr. Samuel Canizales explicó las diferentes técnicas que se pueden emplear para el estudio de la microbiota. El Dr. Javier Torres enfatizó que la microbiota es un órgano indispensable que funge como barrera ante las bacterias que causan enfermedad, empleando diversos mecanismos de defensa para evitar que estas bacterias patógenas colonicen el intestino.  La Dra. Ericka Montijo reiteró que los probióticos pueden ayudar al restablecimiento de una microbiota saludable y, que específicamente en el tema de alergias, la evidencia actual apoya el uso de probióticos para prevenir la dermatitis atópica. 

La parte final del programa se dedicó a la revisión de cómo se puede modificar la microbiota para lograr tener un balance adecuado en la misma, es decir, para lograr una microbiota saludable. Se habló del papel de los probióticos que, de acuerdo a la Organización Mundial de Gastroenterología, son microoganismos vivos que al ser consumidos en cantidades adecuadas proporcionan un beneficio a la salud. Actualmente hay evidencia científica que habla sobre el beneficio de consumir probióticos en padecimientos como diarrea o Síndrome de Intestino Irritable, o incluso en algunos síntomas digestivos como inflamación abdominal, tránsito lento y gases.

Es un hecho que los estudios e investigaciones en torno a la microbiota avanzan a pasos agigantados y México se posiciona como líder en el tema al ser sede de uno de los eventos científicos más importantes del tema a nivel mundial.

El Dr. Armando Tovar, Presidente de Instituto Danone de México, destacó los objetivos del Instituto Danone para promover la difusión del conocimiento e interacción de científicos y especialistas en temas de salud y nutrición, como es la Microbiota Intestinal y refrendó el apoyo de dicho instituto para la continuidad de este evento que demuestra año con año un interés incremental entre los profesionales de la salud.

Leer más...

Con el objetivo de revelar datos científicos y ampliar el conocimiento relacionado a los beneficios del yoghurt en la salud humana, el Instituto Danone en conjunto con la Sociedad Americana de Nutrición y la Fundación Internacional de Osteoporosis llevan a cabo por segunda ocasión la iniciativa “El Yoghurt en la Nutrición para una Alimentación Equilibrada”; proyecto que se presenta a todo el mundo y va dirigido a la comunidad médica, científica y público en general. Este año se llevó a cabo en San Diego, California, E.U.A. el pasado 30 de abril.

La iniciativa presentó datos nuevos sobre los beneficios que otorga el yoghurt a la salud humana. Para lograrlo, se inició una investigación acerca de la relación que mantiene el yoghurt y la alimentación humana, se examinaron datos nuevos y relevantes acerca del tema, además de promover la investigación científica sobre el tema.

El principal objetivo de esta iniciativa es promover la investigación científica sobre los beneficios que otorga el yoghurt a la salud si se incluye en la alimentación diaria; sin embargo, también se pretende estimular y fomentar nuevas investigaciones en todo el mundo, así como publicar y compartir toda la información recabada con la comunidad científica y el público en general.

Para lograr sus objetivos, esta iniciativa ofrece un premio a los investigadores y científicos que presenten sus estudios acerca del tema. Se apoya a proyectos de investigación en el campo de la nutrición humana, la biotecnología, la microbiología y  la tecnología de los alimentos, entre otros.

Cada año, se organiza una serie de eventos en todo el mundo, que incluye una conferencia científica mundial para compartir los resultados de las investigaciones y fomentar nuevos trabajos sobre el yoghurt en la nutrición humana.

Descarga aquí el contenido del 3° Congreso Mundial de Nutrición y Salud Pública.

Yogurt in Nutrition Initiative for a balanced diet (YINI). (2014). YOGURT: A DAILY PARTNER FOR HEALTH (INFOGRAPHIC).[Electrónico] http://yogurtinnutrition.com/wp-content/uploads/SUPP_GRAPH_03_engl.pdf     Consultado el 25/11/2014.

Leer más...

México, D.F. a 5 de mayo de 2014. - México tiene los índices más bajos de lactancia materna a nivel Latinoamérica, por ello, el Instituto Danone participó en la primera edición del simposio “Relevancia de la Leche Materna: Investigaciones y Programas Actuales en México”, con el apoyo del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, la Asociación Pro Lactancia Materna (APROLAM), entre otras instituciones. Con motivo de promover los beneficios de la leche materna e impulsar la práctica de la lactancia materna entre las madres mexicanas, el evento incluyó la participación de importantes personalidades e investigadores en el tema.

 

Durante el evento, se dieron cita difusores de la práctica de la promoción de la leche materna como el alimento ideal en los recién nacidos, se destacó la labor del Gobierno Federal para promover esta indispensable práctica mediante el decreto firmado por el presidente Enrique Peña Nieto: reformando leyes con el objetivo de fomentar que la leche materna sea el primer alimento que reciban los recién nacidos durante sus primeros 6 meses de vida de manera obligatoria, y complementaria hasta su segundo año de vida; el decreto se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 2 de abril de 2014. En el evento se mencionaron algunos de los programas que promueve el Seguro Popular y el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva para lograr este objetivo, además de las medidas que se tomarán para garantizar el suministro del vital alimento a todos los recién nacidos mexicanos.

El Simposio contó con la participación del Doctor Bernd Stahl, PhD., uno de los más importantes y reconocidos investigadores en la Leche Materna. Es director de Investigación de la Leche Materna en el  Centro de Investigación para la Nutrición Especializada de Danone Nutricia ubicado en Utrecht, Holanda. Es autor de algunas de las más importantes publicaciones sobre Leche Materna en el mundo. Durante su ponencia, el Dr. Stahl presentó su trabajo sobre “Avances en Investigación de la Leche Materna y la Relevancia de su práctica más allá de los primeros 1000 días”.

“Las madres deben darse cuenta que en ellas está el mejor alimento para los recién nacidos”, comentó el Dr. Stahl durante su participación en el simposio. Mencionó los beneficios que otorga la leche materna como alimento para los recién nacidos, así como los componentes que garantizan un estado de salud óptimo a los seres humanos desde el inicio de su vida. Añadió que alimentar a los bebés con leche materna exclusiva durante sus primeros 6 meses de vida y complementarlo hasta cumplidos los dos años, es determinante para un crecimiento sano en el corto y en el largo plazo.

Los componentes de la  leche  materna  juegan un papel esencial en la formación de la “microbiota” del bebé. Es sumamente importante proporcionarle los nutrimentos esenciales desde sus primeros días de vida para  ayudar a desarrollar su sistema inmune, piedra angular para la salud más adelante en la vida.

“Debemos garantizar la práctica de la lactancia materna para todos los niños.”  Dr. Stahl.

El evento reunió a importantes personalidades en temas de salud y maternidad: pediatras, neonatólogos, gastroenterólogos, alergólogos, gineco–obstetras,  residentes, enfermeras y nutriólogos, entre otros; con el objetivo de propiciar el intercambio de ideas y enriquecer su labor en la promoción de la lactancia materna como práctica de vital importancia en el inicio de vida de los seres humanos.

Leer más...


El Premio Danone Internacional por la Nutrición, con el apoyo de la Fundación Francesa de Investigación Médica, reconoce cada dos años con una donación de 120,000 euros, a un científico que haya realizado estudios sobresalientes en la nutrición humana. Por esto, Gökhan Hotamisligil, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, ha sido reconocido con el Premio Danone Internacional por la Nutrición 2013-2014 por su prolífica contribución al campo de Inmuno-metabolismo. El Dr. Hotamisligil es acreedor a este reconocimiento por su proyecto titulado: "Integración de los Nutrimentos, la Respuesta Inmune y el Metabolismo en la Salud y en la Enfermedad".

El concepto de “Inmuno-metabolismo”  liga la respuesta inmune con la homeostasis metabólica y la importancia de las respuestas crónico inflamatorias conducidas metabólicamente en la obesidad y asociadas con desórdenes metabólicos como lo son la resistencia a la insulina y la Diabetes Mellitus Tipo 2.

El Dr. Hotamisligil ha hecho descubrimientos en su rubro que rompen los paradigmas, profundizando en el entendimiento de enfermedades crónicas no comunicables relacionadas con la nutrición humana y su metabolismo, y los mecanismos moleculares de los cuales los nutrimentos producen sus efectos biológicos y contribuyen a mecanismos de enfermedad, los cuales podrían ser utilizados en terapias estratégicas.

La ceremonia de lectura y premiación se llevará a cabo el 29 de abril de 2014 a las 17:00 hrs. en el Centro de Convenciones de San Diego, en la que participarán:

Pr. Raanan Shamir (Presidente de Instituto Danone Internacional).

Pr. Frans J. Kok (Presidente del Jurado del Premio Danone Internacional por la Nutrición).

Dr. Jerome Bargé (Vicepresidente de Asuntos Científicos y de Salud de Grupo Danone).

 

Leer más...

El Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil, Dr. Alejandro O'Donell (CESNI) con el apoyo del Instituto Danone del Cono Sur organizarán el simposio "El papel del Calcio y la Vitamina D en la salud ósea y más allá. La perspectiva desde el Cono Sur".

Será el objetivo de este simposio, abordar desde una perspectiva amplia la implicancia de estos nutrientes tanto en la salud ósea como en otros aspectos de la salud humana, así como su importancia para el desarrollo del capital humano y la relevancia -desde el punto de vista programático, preventivo y de promoción de la salud- del conocimiento generado en los últimos años en la Región.

Participarán del mismo destacados profesionales de diversas áreas de las ciencias médicas con importantes antecedentes en el área de la nutrición y la salud. A continuación les dejamos más información acerca del evento y los invitamos a inscribirse pues los cupos son limitados.

Para acceder a la inscripción haga clic aquí.

 

Leer más...

El Instituto Danone de México publica la 1° Convocatoria de becas a la investigación en alimentación, nutrición y salud. La recepción de solicitudes se encuentra abierta hasta el próximo 07 de diciembre de 2012 en http://www.institutodanone.org.mx/

En concreto se convocan:

A estudiantes de posgrado a presentar su candidatura para concursar por 4 becas bienales de $180,000.00 pesos cada año, con la finalidad de fomentar la formación en la investigación científica de titulados superiores universitarios en centros mexicanos en el campo de la alimentación, la nutrición y la salud, en sus ámbitos de investigación básica, epidemiológica, clínica o tecnológica.

Esta iniciativa del Instituto Danone, institución científica sin ánimo de lucro, posibilitará para el 2014, la formación de 4 jóvenes investigadores con posgrado universitario.

 

Leer más...

"El evento tuvo gran aceptación y contó con la presencia de más de 570 asistentes, profesionales de la salud"

Por segundo año consecutivo en México y en Latinoamérica, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ), la Asociación Mexicana de Gastroenterología (AMG), la Asociación Mexicana de Nutriología (AMENAC) y el Colegio Mexicano de Nutriólogos (CMN), realizaron el 2do Simposio de “Microbiota Intestinal Humana en la Salud y en la Enfermedad”, los pasados 3 y 4 de mayo. El evento fue apoyado por el Instituto Danone.

La Microbiota Intestinal es considerada como un órgano más de nuestro cuerpo, debido a que tiene funciones específicas que contribuyen a que nos mantengamos saludables. Adicionalmente, las alteraciones en la composición de esta Microbiota pueden causar algunas enfermedades.

Ph D. Brett Finlay, dando una de sus ponencias en el Auditorio “Cinia G. Diez” del Hospital Español.


Se contó con la participación de profesores internacionales de la Universidad de British Columbia, Canadá; de la Universidad de Washington en Seattle y de la Universidad de Pennsylvania, así como de profesores nacionales del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” (INNSZ), del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y del Hospital Ángeles.

El complejo médico “Antonino Fernández” del Hospital Español, fue la sede de este evento en donde se presentó información científica reciente sobre la composición de la Microbiota Intestinal Humana, particularmente:

 

  • Importancia de la Microbiota Intestinal y últimos hallazgos en el metabolismo y la nutrición, así como su asociación con enfermedades.
  • La Microbiota Intestinal en niños obesos mexicanos.
  • Recomendaciones actuales en el uso de probióticos.
  • Actualización en el trasplante de Microbiota.

Inauguración del evento. En la foto, MsC Ma. Eugenia Chapa Azuela, Presidenta del Colegio Mexicano de Nutriólogos y el Dr. Héctor Bourges, Presidente de Instituto Danone de México.


El evento tuvo gran aceptación y se contó con la presencia de más de 570 asistentes, profesionales de la salud, ambos días del evento. Las redes sociales lograron impactar a cerca de 1,800 personas, y el 97% de los asistentes evaluaron el evento como excelente o muy bueno. Además se tuvieron propuestas de temas para el 3er simposio de “Microbiota Intestinal Humana” que se llevará a cabo en 2014.


Sesión de Preguntas y Respuestas al término de cada módulo de ponencias.


Guadalupe Herrera, delegada internacional del Instituto Danone de México, declaró que “El apoyo para la difusión de eventos que favorecen a la información de los profesionales de la salud y científicos, está dentro de los objetivos primordiales del Instituto Danone”.


Dr. Miguel A. Valdovinos, Director del Simposio.

 

Leer más...