Archivo

2018

Agosto

Julio

Junio

Mayo

Abril

Marzo

Febrero

Enero

2017

Diciembre

Noviembre

Octubre

Septiembre

Agosto

Julio

Junio

Mayo

Abril

Crecimiento y nutrición en los niños

09/04/2017


El crecimiento se define como: “El proceso fisiológico por el cual se incrementa el número y tamaño de las células, por lo que incluye órganos y sistemas, en el caso de los niños se mide a través de indicadores como el peso y longitud o estatura”. El crecimiento tiene básicamente dos componentes: genéticos, toda la información transmitida de mamá y papá al niño, y epigenéticos, los cuales ayudan a decidir, de entre toda esa información transmitida, cual se va a expresar y cuál no. Dentro de los componentes epigenéticos el que más podemos controlar y/o modificar es la nutrición, es por esto que si bien la nutrición a lo largo de la vida es el mejor aliado para garantizar una buena salud, para los niños cobra aún mayor relevancia. Hoy sabemos que para que un niño pueda alcanzar su máximo potencial de crecimiento y desarrollo debe tener una nutrición óptima que va desde la lactancia materna hasta una adecuada hidratación, cuidados de salud (vacunación oportuna, acceso a servicios básicos, etc.) cariño y estimulación oportuna desde pequeños por parte de los padres y cuidadores.

La nutrición óptima que nos lleve a una alimentación saludable debe seguir las reglas de la dieta correcta:

• Completa: Tiene todos los nutrimentos

• Suficiente: Cumple con la cantidad de Energía, macronutrimentos, vitaminas y minerales que el niño necesita para crecer y desarrollarse.

• Equilibrada: Los nutrimentos deben guardar una proporción entre ellos.

• Innocua: Los alimentos no deben causar daño. Es decir deben estar limpios, en buenas condiciones y que su consumo habitual no genere exceso de algún nutrimento.

• Variada: Incluye diferentes alimentos en cada una de las comidas

• Adecuada: Debe adaptarse de manera individual a los gustos y preferencias, zona donde vive y recursos disponibles sin que esto sacrificar alguno de los componentes.

La alimentación saludable contempla cantidad y calidad en los nutrimentos, sin embargo, hay algunos que tienen mayor importancia en cada etapa de la vida. En el caso de los niños además de las proteínas, grasas y los hidratos de carbono, el hierro, vitamina A, Zinc y vitamina D participan en diferentes procesos de crecimiento y desarrollo

El hierro: Además de transportar el oxígeno en el cuerpo, también participa en formación y procesos cerebrales y favorece el neurodesarrollo. Este nutrimento lo encontramos en verduras de hoja verde oscuro, las leguminosas y carnes rojas e hígado. Se recomienda acompañar el consumo de hierro con cítricos ya que estos son ricos en vitamina C y esta hace más fácil al organismo el poder utilizarlo.

Vitamina A: Su participación en procesos relacionados con la vista, es bien conocida. En los niños adicionalmente ayuda en el sistema de defensa del cuerpo. Se encuentra en frutas y verduras de color amarillo y naranja y alimentos de origen animal como la carne, leche y yogurt.

Zinc: Este nutrimento tiene participación muy importante en el crecimiento de todas las células del cuerpo. También participa en el crecimiento y desarrollo del cerebro. Lo podemos encontrar en los alimentos de origen animal como el huevo, carne y lácteos principalmente.

Vitamina D: Conocemos muy bien la participación de la vitamina D en la salud de los huesos. Para que los huesos puedan crecer y ser fuertes necesitan básicamente 3 nutrimentos. Calcio, Fósforo y Vitamina D. De manera natural el cuerpo produce Vitamina D y sólo es necesaria la luz solar para hacerla disponible. Por lo que teóricamente para los mexicanos, por vivir en zona tropical a diferencia de los europeos, no sería indispensable consumirla de la dieta, sin embargo, nuestro estilo de vida actual y contaminación no permiten que estemos expuestos al sol el tiempo suficiente para hacerla disponible por lo que es cada vez es más evidente que la población mexicana presente deficiencias de esta vitamina. Lo que puede aumentar el riesgo de fracturas, osteopenia y osteoporosis.

Además de la salud ósea se ha descubierto en fechas recientes que la vitamina D, participa también en el sistema de defensa y podría tener efectos en la prevención de la Diabetes Mellitus 2.

Es importante mencionar que podemos cubrir la necesidad de estos nutrimentos en los niños con la dieta, sin necesidad de tomar algún suplemento. A menos que sea necesario por alguna enfermedad particular, y deben ser prescritos por un profesional de la salud el cual recomendará los más adecuados según las características y edad del niño. Pero en el resto de los niños con una alimentación saludable será suficiente.

Para lograr que los niños coman lo que necesitan debemos recordar que los niños aprenden a comer por imitación, y que la mejor estrategia siempre será predicar con el ejemplo al momento de elegir los alimentos y en la mesa. Tener disponible diferentes verduras y frutas para que el niño pueda elegir también es una buena estrategia.

Finalmente recuerda que para los niños los hábitos de hoy serán la salud de mañana.

Referencias:

• PROY-NOM-031-SSA2-2014, PARA LA ATENCIÓN A LA SALUD DE LA INFANCIA

• NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación

Comparte: