Archivo

2018

Diciembre

Noviembre

Octubre

Septiembre

Agosto

Julio

Junio

Mayo

Abril

Marzo

Febrero

Enero

2017

Diciembre

Noviembre

Octubre

Septiembre

Agosto

Julio

Junio

Mayo

Abril

¿Por qué el sedentarismo debilita los huesos de los niños?

08/04/2017


La actividad física es fundamental, sobre todo en las etapas de desarrollo. Es por esto que en Instituto Danone nos interesa conocer las posibles consecuencias del sedentarismo en la salud ósea de los niños.

Actualmente, los estilos de vida escolar, familiar y social suelen no favorecer la realización de actividades físicas esenciales para el desarrollo de los niños. Ya sea por el ritmo laboral de sus padres, porque el entretenimiento tecnológico pareciera ser más atractivo o porque no han experimentado la actividad física como una forma de recreación.

Lo que es un hecho, es que los niños cada vez son más sedentarios, sus actividades físicas son mínimas y tal condición, invariablemente, tiene consecuencias en su salud. Veamos por qué: existe un lapso de cuatro años (entre los 9 y los 13 años) en el que 36% del esqueleto humano se desarrolla y los huesos se ven particularmente beneficiados de la actividad física.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica (UBC, por sus siglas en inglés), en el que se midió la relación existente entre la actividad física y la fuerza ósea –a través de imágenes de rayos X-3D de alta resolución-, se determinó que durante la niñez, el ejercicio es crucial para una óptima salud ósea.

Es fundamental considerar que, aunque la actividad física es esencial para el desarrollo óseo de niños y adolescentes, no es el único factor trascendente. La movilidad disminuye el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad si se conjunta con una alimentación saludable, provocando una mejora en las capacidades y habilidades de los infantes.

Por tal razón, es necesario un replanteamiento que genere, desde la comunidad médica, un cambio en el esquema sociocultural de los niños en su etapa de desarrollo, con la finalidad de detonar una mejora en sus hábitos de la vida diaria y, por lo tanto, en su salud en general.

La actividad física en los niños es por sí misma divertida y no hablamos de la práctica consistente de una disciplina deportiva únicamente; actividades como jugar, bailar, saltar la cuerda, dar un paseo con las mascotas o andar en bicicleta, favorecen de forma notoria la salud física y mental de los niños.

Estudios científicos aseguran que tener hábitos de alimentación y un estilo de vida saludables desde la niñez es esencial para poder desarrollar huesos sanos, que a largo plazo ayudarán a prevenir desde fracturas hasta enfermedades como la osteoporosis.

Autor: Joaquín Santiago-López

*Estudio publicado en: Journal of Bone and Mineral Research.

http://news.ubc.ca/2017/03/23/inactive-teens-develop-lazy-bones-ubc-study-finds/

Comparte: